Sinopsis:

Página multimedia virtual sobre la vida, obra y acontecimientos del universal poeta Miguel Hernández -que murió por servir una idea- con motivo del I Centenario de su nacimiento (1910-2010). Administrada por Ramón Fernández Palmeral. ALICANTE (España). Esta página no es responsable de los comentarios de sus colaboradores. Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

viernes, 3 de abril de 2020

Homenaje a Miguel Hernandez 1 de mazo de 2020


Lectura de poemas de Miguel Hernández en el Cementerio del Este de Madrid; recital por la Memoria - Lectura de poemas por Martha Asunción Alonso, Juan Carlos Mestre, Marta Sanz, Ángel Guinda, Inma Luna, Luis García Montero, Laura Casielles, Almudena Grandes, Gsús Bonilla, Rosana Acqueroni, Andrés García Cedrán, Matías Escalera Cordero, Ariadna G. García - Acto organizado por LibredeBarrio Madrid 1-03-2020

Merecido homenaje a Josefina Manresa, esposa de Miguel Hernández en Quesada. Lucía Izquierdo


martes, 24 de marzo de 2020

VI. MIGUEL HERNÁNDEZ, ¿POETA DEL PUEBLO?





VI. MIGUEL HERNÁNDEZ, ¿POETA DEL PUEBLO?



 Por Gabriel Insausti



Poeta nacional, poeta popular

Así las cosas, puede decirse que en la elección de Lope como modelo dramático
por parte de Miguel Hernández convergen motivaciones de diversa naturaleza:
literarias, autobiográficas, ideológicas… Regresar a través de Lope a
esa vena popular significaba volver a aquel mundo rítmico, aquella memoria
fónica, que yacía en sus primeras escaramuzas con la poesía. Al fin y al cabo,
sus lecturas en la Biblioteca Pública de Orihuela habían sido, ante todo, Gabriel
y Galán, Zorrilla, Espronceda, Salvador Rueda, Balart y Bécquer: una
nómina de sesgo muy distinto de aquella –Homero, Petrarca, Virgilio, Boscán,
Dante– a cuya invocación se encomendaba en la “Carta completamente abierta
a todos los oriolanos”. Es decir, que en este regreso habría un cierto “sinceramiento”
consigo mismo: como ha señalado Juan Cano Ballesta (1963, 18),
en aquellos poemas juveniles el afán de imitación se muestra tan crudamente
porque el poeta, consciente de su escasa formación cultural, necesitaba “cogerse
de la mano de un ayo para lanzarse a la gran aventura de la poesía”. Sin
embargo, a través de ese breve e intenso periplo llegará al descubrimiento de
su propio yo poético, del que El labrador de más aire es buena muestra.
Conviene recordar aquí que la imitatio ha sido siempre el procedimiento
más habitual para el aprendizaje del poeta, y que lo es aún más cuando ese ejercicio
transcurre en la soledad y el aislamiento relativos de Hernández en Orihuela.
Si olvidamos por un momento las ensoñaciones románticas y la idea excesivamente
prometeica de originalidad que a menudo comportan, lo cierto es
que la voz propia, el yo al que alude Cano Ballesta, es menos producto de una
ostensión cruda y más bien resultado de una búsqueda, o de una construcción,
sencillamente. De hecho, en la “Carta completamente abierta” el propio Hernández
daba muestras de que era consciente de estar realizando “imitaciones /
118
harto serviles y bajas, / reminiscencias y plagios / y hasta estrofitas copiadas”,
en una ironía más que delataba su deliberada y morosa adquisición del oficio.
De este modo, en el regreso a Lope habría no sólo una vuelta a un mundo
propio sino también, por qué no, una enésima demostración de habilidad retórica:
la constatación de que el poeta era capaz de fingir distintas voces con
solvencia. A la vista del conjunto de su obra, Agustín Sánchez Vidal (2010,
9-13) ha sostenido que tras la apariencia, divulgada por muchos, de un “trovero
instintivo”, en Miguel Hernández hay en realidad un poeta concienzudo, que
“quema etapas” y “ausculta el idioma” con una rapidez pasmosa. Lo verdaderamente
característico suyo sería el paso de una literatura “de segunda mano” a
otra “obtenida directamente de su entorno cotidiano”. Y, sobre todo, lo peculiar
suyo sería el haber logrado llevar semejante empresa a buen puerto: contra el
poeta culto que cree hablar el lenguaje del pueblo poniéndose soez o el popular
que se supone culto echando mano del diccionario, en Hernández habría una
“naturalidad” primordial, pero una naturalidad que constituye el punto de llegada,
no el de partida.
¿Por qué el poeta se sitúa precisamente bajo la advocación de Lope, para
esta singladura? En la encrucijada en que se encontraba en 1935, la figura del
Fénix reunía una serie de virtualidades que lo señalaban como el arquetipo idóneo
para la empresa que Hernández se proponía: un teatro de vocación social,
que introdujera temas de actualidad, con un difuminado trasfondo en el que
se adivinan algunos acontecimientos de la España republicana –la revolución
de Asturias, la Reforma Agraria– y que al mismo tiempo diese cabida a sus
preocupaciones personales y recogiese parte de su mundo simbólico. En otras
palabras, de algún modo Los hijos de la piedra y El labrador de más aire serían
entre otras cosas la sutura con la que el poeta acometería la compleja tarea
de aliviar su escisión interior, sea mediante el casamiento de elementos en
principio contrapuestos, sea mediante una resuelta decantación por un extremo
de algunos binomios entre los que se debatía.
De hecho, la elección más o menos ponderada de Lope como respuesta
a sus perplejidades rebasa en Hernández la mera letra del texto: más allá de
la supervivencia del arquetipo de las comedias de comendador como modelo
para sus dramas sociales, no es difícil adivinar en el ánimo del poeta una suerte
de apropiación, de emulación o de personación, en un procedimiento que...


Leer completo en....Consultar en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

Bibliografía sobre Miguel Hernánde

 Alberti, Rafael. La arboleda perdida. 2ª ed. Barcelona: Bruguera, 1982.
Aleixandre, Vicente. Poesía y prosa. Barcelona: Bruguera, 1982.
Alemán, Mateo. La vida de Guzmán de Alfarache. La novela picaresca espa- ñola, II. Ed. Ángel
Valbuena Prat. Madrid: Aguilar, 1991.
Almasov, Alexei. “Fuenteovejuna y el honor villanesco en el teatro de Lope de Vega”. Cuadernos
hispanoamericanos 161–162. Madrid: Instituto de Cultura Hispánica, 1963. 701–758.
Alonso, Amado. “Vida y creación en la lírica de Lope”. Cruz y Raya XXXIV.
Madrid: en. 1936. 63-106.
Alonso, Dámaso. Poesía española. 5ª ed. Madrid: Gredos, 1966. Altolaguirre, Manuel. Obras
completas, I. Madrid: Istmo, 1986.
— Poesías completas (y otros poemas). Ed. James Valender. Sevilla: Funda- ción José Manuel Lara,
2005.
Álvarez, Guzmán. “La expresión religiosa en la obra de Miguel Hernández”.
Miguel Hernández, cincuenta años después: actas del I Congreso Interna- cional sobre Miguel
Hernández. Alicante: Comisión de Homenaje a Mi- guel Hernández, 1993. 387-401.
Aparicio, Antonio. “El rayo que no cesa”. Revista de Guatemala, nº 6. Guate- mala:1953. 120.
Arellano, Ignacio, José María Díez Borque y Gonzalo Santonja, eds. Lope de Vega, maestro del 27:
antología poética del Fénix publicada por Cruz y Raya en 1935. Pamplona: Instituto castellano y
Leonés de la Lengua/GRI- SO-Universidad de Navarra, 2009.
Azorín. Obras completas. Madrid: Aguilar, 1960.
Balcells, José María. “Valores del trabajo en la poesía de Miguel Hernández”.
Miguel Hernández, cincuenta años después: actas del I Congreso Internacional sobre Miguel Hernández. Alicante: Comisión de Homenaje a Mi- guel Hernández, 1993. 403-10.
— “De Josefina a María, y de María a Maruja”. Homenaje a María Cegarra.
Ed. santiago Delgado. Murcia: Editora Regional, 1995. 163-71. Bataille, Georges. L’érotisme. París:
Éditions de Minuit, 1957. Benavente, Jacinto. Los intereses creados. Barcelona: Orbis, 1982.
Bergamín, José. Mangas y capirotes. Madrid: Plutarco, 1933.
— La decadencia del analfabetismo. Santiago de Chile: Cruz del Sur, 1961.
— Beltenebros y otros ensayos sobre literatura española. Barcelona: Noguer,
1973.
— Cristal del tiempo. Fuenterrabía: Hiru, 1995.
Bloom, Harold. The Anxiety of Influence. 2ª ed. Oxford: Oxford University
Press, 1997.
— A Map of Misreading. 2ª ed. Oxford: Oxford University Press, 2003.
Calle Iturrino, Esteban. Lope de Vega y clave de Fuenteovejuna. Bilbao: Libre- ría Universal, 1937.
Camba, Julio. La ciudad automática. 6ª ed. Madrid: Austral, 1960.
Cano Ballesta, Juan. La poesía de Miguel Hernández. 2ª ed. Madrid: Gredos,
1971.
— “Introducción”. Viento del pueblo. Madrid: Cátedra, 1999. 11-44.
— Miguel Hernández: el hombre y su poesía. Madrid: Cátedra, 2008. Cassirer,  Ernst. The Philosophy
of Symbolic Forms, IV. Ed. John Michael
Krois y Donald Phillipe Verene. New Haven: Yale University Press, 1996. Castro, Américo. “Algunas
observaciones acerca del concepto del honor en los siglos XVI y XVII”. Revista de Filología
Española III. Madrid: en.-marzo
1916. 1-50.
— “Prólogo”. Fuenteovejuna. Madrid: Espasa-Calpe, 1940. 5-7.
Cernuda, Luis. Obra completa, I. Eds. Derek Harris y Luis Maristany. 2ª ed.
Madrid: Siruela, 2002.
— Obra completa, II. Ed. Derek Harris y Luis Maristany. 2ª ed. Madrid: Si- ruela, 2002.
Chauchadis, Claude.”Honor y honra o cómo se comete un error en lexicolo- gía”. Criticón, 17.
Toulouse: Presses Universitaires du Mirail, 1982. 67-87.
— Honneur, morale et societé dans l’Espagne de Philippe II. París: Éditions du CNRS, 1984.
-–. La loi du duel: le code du point d’honneur dans l’Espagne des XVIe–XVIIe siècles. Toulouse:
Presses Universitaires du Mirail, 1997.
Cifo González, Manuel. “El individuo y el coro en El labrador de más aire”.
Miguel Hernández, cincuenta años después: actas del I Congreso Interna- cional sobre Miguel
Hernández. Alicante: Comisión de Homenaje a Mi- guel Hernández, 1993. 749-57.
Collado, Fernando. El teatro bajo las bombas. Madrid: Haydeda, 1989. Crosas, Francisco. “Quién te
ha visto y quién te ve y sobra de lo que eras, de
Miguel Hernández (1934)”. Cálamo 55. Madrid: Federación de Asociacio- nes de Profesores de Español,
2010. 50-51.
De la Fuente Ballesteros, Ricardo. El teatro en Valladolid durante la guerra civil. Valladolid:
Universidad de Valladolid, 2008.
De la Mora, Constancia. Doble esplendor. Madrid: Gadir, 2004.
Delay, Florence. “El teatro de Miguel Hernández”. En torno a Miguel Hernán- dez. Ed. Juan Cano
Ballesta. Madrid: Castalia, 1978. 109-35.
De Luis, Leopoldo. “Miguel Hernández o el mito verdadero”. Miguel Her- nández, cincuenta años
después: actas del I Congreso Internacional sobre Miguel Hernández. Alicante: Comisión de Homenaje
a Miguel Hernández,
1993. 343-48.
De Man, Paul. Visión y ceguera. Trad. Hugo Rodríguez Vecchini y Jacques
Lezra. Editorial de la Universidad de Puerto Rico, 1991.
Dennis, Nigel y Emilio Peral. “Introducción”. Teatro de la guerra civil: el ban- do republicano.
Eds. Nigel Dennis y Emilio Peral. Madrid: Fundamentos,
2009. 7-108.
De Paco, Mariano. “La ‘Nota Previa’ a Teatro en la guerra de Miguel Hernán- dez”. Estudios sobre
Miguel Hernández. Ed. Francisco Javier Díez de Re- venga y Mariano de Paco. Murcia: Universidad de
Murcia, 1992. 283-94.
Díaz de Castro, Francisco. “Miguel Hernández frente a la ciudad”. Estudios sobre Miguel Hernández.
Eds. Francisco Javier Díez de Revenga y Maria- no de Paco. Murcia: Universidad de Murcia, 1992.
89-126.
— “Miguel Hernández y las poéticas del 27”. Un cósmico temblor de escalo- fríos: estudios sobre
Miguel Hernández. Ed. Francisco Javier de Revenga y Mariano de Paco. Murcia: Fundación Cajamurcia,
2010. 135-56.
Díez de Revenga, Francisco Javier y Mariano de Paco. El teatro de Miguel
Hernández. Murcia: Universidad de Murcia, 1981.
— “La poesía paralelística de Miguel Hernández”. Miguel Hernández 1910-
1942. Ed. Carmen Alemany. Alicante: Fundación Caja de Ahorros del Me- diterráneo, 1992. 221-237.
— “La escritura del teatro hernandiano: jalones de una vocación dramática”.
Miguel Hernández, cincuenta años después: actas del I Congreso Interna- cional sobre Miguel
Hernández. Alicante: Comisión de Homenaje a Mi- guel Hernández, 1993. 163-67.
— “Introducción”. El labrador de más aire. Madrid: Cátedra, 1997. 9-70. D’Ors, Eugenio. Lo barroco.
Madrid: Aguilar, 1944.
Fernández Montesinos, José. “Lope, figura del donaire”. Cruz y Raya XXIII- XXIV. Madrid:
febr.-marzo 1935. 55-85.
Ferris, José Luis. Miguel Hernández: pasiones, cárcel y muerte de un poeta.
Madrid: Temas de Hoy, 2002.
Flores Pazos, Carlos. “Manuel Altolaguirre entre dos públicos: España y la URSS (1930–34)”. Entre
dos públicos. Málaga: Centro Cultural de la Ge- neración del 27, 2005. ix–xlv.
Frye, Northrop. Anatomy of Criticism. Collected Works of Northrop Frye, 22.
Ed. Robert D. Denham. Toronto: University of Toronto Press, 2006.
García Lorca, Federico. Obra Completa, VI. Ed. Miguel García Posada. Ma- drid: Akal, 2008.
Gaya, Ramón. “Epílogo para un libro de poemas de José Bergamín”. Antolo- gía. Madrid: Fundación
Santander Central Hispano, 2003. 125-32.
Gibson, Ian. Cuatro poetas en guerra. Barcelona: Planeta, 2007.
Giménez Caballero, Ernesto. Arte y Estado. Madrid: Gráfica Universal, 1935. Girard, René. Mensonge
romantique et vérité romanesque. París: Bernard
Grasset, 1978.
Gómez y Paitiño, María. Propaganda poética en Miguel Hernández. Alicante: Diputación Provincial,
1999.
Guarinos, Virginia. “El espectador implícito en el Teatro en la guerra”. Miguel Hernández,
cincuenta años después: actas del I Congreso Internacional sobre Miguel Hernández. Alicante:
Comisión de Homenaje a Miguel Her- nández, 1993. 767-76.
Guerrero Ruiz, Juan. Juan Ramón de viva voz. Vol. 2. Valencia: Pre-Textos,
1999.
Guerrero Zamora, Juan. Miguel Hernández, poeta. Madrid: El Grifón, 1955.
— Proceso a Miguel Hernández: el sumario 21.001. Madrid: Dossat, 1990. Guillén García, José. “La
poesía social de Miguel Hernández”. Litoral 73-4-5.
Málaga, 1978. 162-80.
Guirao Godínez, Ginés. La vida cultural en una ciudad de la retaguardia du- rante la Guerra Civil:
Ávila. Madrid: Universidad Complutense, 2004.
Hernández, Miguel. Epistolario. Ed. Agustín Sánchez Vidal. Madrid: Alianza,
1986.
— Obra Completa I. Ed. Agustín Sánchez Vidal, José Carlos Rovira. Madrid: Espasa–Calpe, 1992.
— Obra Completa II. Ed. Agustín Sánchez Vidal, José Carlos Rovira. Madrid: Espasa–Calpe, 1992.
— Obra Completa III. Ed. Agustín Sánchez Vidal, José Carlos Rovira. Ma- drid: Espasa–Calpe, 1992.
— El labrador de más aire. Ed. Francisco Javier Díez de Revenga, Mariano de Paco. Madrid: Cátedra,
1997.
Herrero, Javier. “Eros y cosmos: su expresión mítica en la poesía de Miguel Hernández”. En torno a
Miguel Hernández. Ed. Juan Cano Ballesta. Ma- drid: Castalia, 1978. 76-94.
Innocenti, Renata. “El teatro de Miguel Hernández”. Miguel Hernández 1010-
1942. Ed. Carmen Alemany. Alicante: Fundación Caja de Ahorros del Me- diterráneo, 1992. 241-252.
Jiménez, Juan Ramón. Prosas críticas. Ed. Pilar Gómez Bedate. Madrid: Taurus, 1981.
— Españoles de tres mundos. Madrid: Alianza, 1987.
Kirschner, Teresa J. “Evolución de la crítica de Fuenteovejuna, de Lope de Vega, en el siglo XX”.
Cuadernos hispanoamericanos 320–321. Madrid: Instituto de Cultura Hispánica, 1977. 950-65.
Komia Aggo, Francis. “’Un barroquismo de Dios’: la poesía religiosa de Mi- guel Hernández”. Miguel
Hernández, cincuenta años después: actas del I Congreso Internacional sobre Miguel Hernández.
Alicante: Comisión de Homenaje a Miguel Hernández, 1993. 381-86.
Larrabide Achútegui, Aitor R. “Gerardo Diego y Miguel Hernández: la admi- ración mutua de dos
poetas”. Cálamo 55. Madrid: Federación de Asocia- ciones de Profesores de Español, 2010. 37-41.
Larson, Donald R. The Honor Plays of Lope de Vega. Cambridge, Massachus- setts: Harvard University
Press, 1977.
León, María Teresa. Memoria de la melancolía. Barcelona: galaxia Gutenberg,
1999.
— Obras dramáticas. Escritos sobre teatro. Madrid: ADE, 2003.
London, John. “Drama in the Spanish Civil War: was there teatro de urgencia
in the Nationalist zone?”. Spanish Film, Theatre and Literature in the 20th
c. Eds. David George y John London. Cardiff: University of Wales, 2007.
205–36.
Lope de Vega, Félix. El arte nuevo de hacer comedias en este tiempo. Madrid: CSIC, 1971.
— El caballero de Olmedo. Ed. Francisco Rico. Madrid: Cátedra, 1981.
— El villano en su rincón. Ed. Juan María Marín. Madrid: Cátedra, 1987.
— Peribáñez. Fuenteovejuna. Ed. Felipe B. Pedraza. Madrid: EDAF, 2003. López Castro, Armando. “Lo popular en Miguel Hernández”. Miguel Hernán-
dez, cincuenta años después: actas del I Congreso Internacional sobre Mi- guel Hernández. Alicante:
Comisión de Homenaje a Miguel Hernández,
1993. 431-42.
Machado, Antonio. Juan de Mairena II. Ed. Antonio Fernández Ferrer. 5ª ed.
Madrid: Cátedra, 2004.
Mainer, José-Carlos. “Apuntes sobre el tema rural en la España republicana”.
Miguel Hernández, cincuenta años después: actas del I Congreso Interna- cional sobre Miguel
Hernández. Alicante: Comisión de Homenaje a Mi- guel Hernández, 1993. 29-35.
Manresa, Josefina. Recuerdos de la viuda de Miguel Hernández. Madrid: Edi- ciones de la Torre,
1980.
Marín, Diego. Uso y función de la versificación dramática en Lope de Vega. 2ª
ed. Valencia: Castalia, 1968.
Marín, Higinio. Teoría de la cordura. Valencia: Pre-Textos, 2010.
Marrast, Robert. El teatre durant la guerra civil espanyola. Barcelona: Institut del Teatre, 1978.
Martín, Eutimio. El oficio de poeta: Miguel Hernández. Madrid: Aguilar, 2006. Menéndez Pelayo,
Marcelino. Obras Completas XXVIII. Madrid: CSIC, 1949. Menéndez Pidal, Ramón. “Proemio”. Flor nueva
de romances viejos. 4ª ed.
Madrid: Austral, 1980. 9-41.
Muñoz Garrigós, José. Vida y obra de Ramón Sijé. Murcia: Universidad de
Murcia, 1987.
Navarro Tomás, Tomás. “Miguel Hernández, poeta campesino en las trinche- ras”. Viento del pueblo.
Madrid: Cátedra, 1999. 53-54.
Neira, Julio. “El poeta en la guerra”. Un cósmico temblor de escalofríos: estu- dios sobre Miguel
Hernández. Ed. Francisco Javier de Revenga y Mariano de Paco. Murcia: Fundación Cajamurcia, 2010.
265-88.
Neruda, Pablo. Canto general. Vol. II. Buenos Aires: Losada, 1970.
— Confieso que he vivido. Barcelona: Seix Barral, 1974.
— Para nacer he nacido. Barcelona: Seix Barral, 1978.
— Residencia en la tierra. Ed. Hernán Loyola. Madrid: Cátedra, 1987.
Ortega y Gasset, José. España invertebrada. 7ª ed. Madrid: Revista de Occi- dente, 1951.
— La rebelión de las masas. 4ª ed. Madrid: Austral, 1981.
— La deshumanización del arte. 4ª ed. Madrid: Austral, 1996.
Pedraza, Felipe B. “Prólogo”. Peribáñez. Fuenteovejuna. Madrid: EDAF,
2003. 9–55.
Pérez Álvarez, Ramón. “Elena Garro-Miguel Hernández. Una emotiva amis- tad”. La Lucerna 35.
Orihuela, 1995.
Pérez Montaner, Jaime. “Notas sobre la evolución del teatro de Miguel Her- nández”. Revista de
Occidente 48 (1974): 97–106.
Poveda, Jesús. Vida, pasión y muerte de un poeta: Miguel Hernández. México
DF: Oasis, 1975.
Prados, Emilio. Antología poética. Madrid: Alianza, 1978.
Puccini, Darío. “Miguel Hernández, la formación del poeta civil”. Miguel Her- nández, cincuenta
años después: actas del I Congreso Internacional sobre Miguel Hernández. Alicante: Comisión de
Homenaje a Miguel Hernández,
1993. 115-121.
Riquelme Pomares, Jesucristo. El teatro de Miguel Hernández. Alicante: Insti- tuto de Cultura Juan
Gil Albert, 1990.
— “Aproximación semiótica al teatro alegórico y social de Miguel Hernán- dez”. Estudios sobre
Miguel Hernández. Ed. Francisco Javier Díez de Re- venga y Mariano de Paco. Murcia: Universidad de
Murcia, 1992. 377-400. Romero, Elvio. Miguel Hernández, poesía y destino. Buenos Aires: Losada,
1958.
Rovira, José Carlos. “Introducción: Miguel Hernández y la escritura teatral”.
Miguel Hernández, Obra Completa II. Eds. Agustín Sánchez Vidal y José
Carlos Rovira. Madrid: Espasa–Calpe, 1992. 1180-1221.
Salaün, Serge. “Miguel Hernández, individualidad y colectividad”. En torno a
Miguel Hernández. Ed. Juan Cano Ballesta. Madrid: Castalia, 1978. 184-
212.
Salinas, Pedro. El defensor. Barcelona: Península, 2002.
Sánchez, Alberto. “Mi recuerdo de Miguel Hernández”. Madrid: Taurus, 1975.
24-5.
Sánchez Vidal, Agustín. Miguel Hernández, desamordazado y regresado. Bar- celona: Planeta, 1992.
— “Hernandiana”. Turia, 95 (2010): 7-18.
Santonja, Gonzalo. “El mundo por montera de Cruz y Raya”. Lope de Vega, maestro del 27: antología
poética del Fénix publicada por Cruz y Raya en
1935. Eds. Ignacio Arellano, José María Díez Borque y Gonzalo Santonja. Pamplona: Instituto
Castellano y Leonés de la Lengua/GRISO-Universi- dad de Navarra, 2009. 9-40.
Selva, Enrique. Ernesto Giménez Caballero: entre la vanguardia y el fascismo.
Valencia: Pre–Textos, 1999.
Serrano, Virtudes. “Personajes femeninos en el teatro de Miguel Hernández”.
Miguel Hernández, cincuenta años después: actas del I Congreso Interna- cional sobre Miguel
Hernández. Alicante: Comisión de Homenaje a Mi- guel Hernández, 1993. 719-24.
Spender, Stephen. World within World. Londres: Hamish Hamilton, 1951. Steinbeck, John. Las uvas de la ira. Trad. Hernán Guerra. 2ª ed. Barcelona:
Planeta, 1981.
Steiner, George. After Babel. 2ª ed. Oxford: Oxford University Press, 1992. Torrente Ballester,
Gonzalo. “Razón de ser de la dramática futura”. Falange y
literatura. Ed. José Carlos Mainer. Barcelona: Labor, 1971.
Umbral, Francisco. “Miguel Hernández, agricultura viva”. Cuadernos Hispa- noamericanos 230 (1968):
325-42.
Unamuno, Miguel de. En torno al casticismo. Ed. Jean-Claude Rabaté. Ma- drid: Cátedra, 2005.
Wahnon, Susana. “The Theatre Aesthetics of the Falange”. Fascism and Thea- tre. Providence: Bergham
Books, 1996. 191-209.
Warshall, Joan. Miguel Hernández: from Golden Age Mystery Play to a Dra- ma of Revolution and
Allegory. Ann Arbor: University Microfilm Institute,
1983.
-Wimsatt, William. The Verbal Icon. Lexington: University of Kentucky Press,
1954.

domingo, 22 de marzo de 2020

Seguimos sin director en el Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert






A fecha de hoy 22 de marzo de 2020 la diputada de cultura de la Diputación  de Alicante Julia Parra, sigue sin nombrar al director/a de Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert. Ha pesar de haber sido convocada la plaza. Es de voz populis que es debido a la falta de liderazgo de esta ciudadana de Ciudadanos dentro de la Diputación, que según confidencias andan todos a la greña. Cuestiones de lucha intestina política. Tiene pendiente dos temas, a saber: la publicación de la actas del IV Congreso Internaciona dedicado a Miguel Hernández en 15-18 noviembre de 2017, y las actas del congreso de Juan Gil-Albert de abril de 2019.
Ahora con el decreto de confinamiento por el coronavirus se aprovechas todos para no hacer, para dejación de funciones porque todo está parado, pero en mayo o en junio volveremos a recordárselo a la ciudadana Julia Parra.

Ramón  Palmeral

sábado, 21 de marzo de 2020

DÍA MUNDIAL DE LA POESÍA , 21 de marzo 2020



              (Ramón Palmeral pintó y donó:  el cuadro "Viento del pueblo" (un óleo) y se encuentra en la Bibliotea María Moliner de Orihuela).


VIENTOS DEL PUEBLO

Vientos del pueblo me llevan,
vientos del pueblo me arrastran,
me esparcen el corazón
y me aventan la garganta.

Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa,
delante de los castigos:
los leones la levantan
y al mismo tiempo castigan
con su clamorosa zarpa.

No soy un de pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimientos de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.
Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España.

¿Quién habló de echar un yugo
sobre el cuello de esta raza?
¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
ni quién al rayo detuvo
prisionero en una jaula?

Asturianos de braveza,
vascos de piedra blindada,
valencianos de alegría
y castellanos de alma,
labrados como la tierra
y airosos como las alas;
andaluces de relámpagos,
nacidos entre guitarras
y forjados en los yunques
torrenciales de las lágrimas;
extremeños de centeno,
gallegos de lluvia y calma,
catalanes de firmeza,
aragoneses de casta,
murcianos de dinamita
frutalmente propagada,
leoneses, navarros, dueños
del hambre, el sudor y el hacha,
reyes de la minería,
señores de la labranza,
hombres que entre las raíces,
como raíces gallardas,
vais de la vida a la muerte,
vais de la nada a la nada:
yugos os quieren poner
gentes de la hierba mala,
yugos que habéis de dejar
rotos sobre sus espaldas.

Crepúsculo de los bueyes
está despuntando el alba.
Los bueyes mueren vestidos
de humildad y olor de cuadra;
las águilas, los leones
y los toros de arrogancia,
y detrás de ellos, el cielo
ni se enturbia ni se acaba.
La agonía de los bueyes
tiene pequeña la cara,
la del animal varón
toda la creación agranda.
Si me muero, que me muera
con la cabeza muy alta.

Muerto y veinte veces muerto,
la boca contra la grama,
tendré apretados los dientes
y decidida la barba.
Cantando espero a la muerte,
que hay ruiseñores que cantan
encima de los fusiles
y en medio de las batallas.

Miguel Hernández (Viento de pueblo 1937)



Comentario que se halla en mi libro "Simbología secreta de Vientos de pueblo de Miguel Hernández" de venta en Amazon y en LULU


 3.-VIENTOS DEL PUEBLO ME LLEVAN

     Este poema, es quizás junto a “Aceituneros”, uno de los más famosos de la creación poética hernandiana. Se publicó por primera vez en El Mono Azul, nº 9 el 22 de octubre de 1936.  Es un poema que aparece en numerosas publicaciones posteriores. Continúa el poeta arengando al pueblo para que despierte y se levante contra la fiera del fascismo que le ataca poniéndoles un yugo. Cuatro veces nombra la palabra “pueblo”.
Vientos del pueblo me llevan,
vientos del pueblo me arrastran,
me esparcen el corazón
y me aventan la garganta.

   En la dedicatoria a Vicente, expone el significado metafórico de “vientos del pueblo”. El poeta nace para pasar soplado, es decir, para pasar sobre él los vientos de otros poetas. Por ello cuando el poeta recita se le esparce o se extiende el corazón y se le lleva de aire la garganta, se llena de viento. Los bueyes representan la sumisión, el trabajo bajo el yugo, la mansedumbre. Por ello le pide al pueblo que nos sea manso, que se levante como los leones, o como los toros ante el castigo.
Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa,
delante de los castigos:
los leones la levantan…
   Continúa el poema enumerando las regiones de España, elogiando de cada  una de ellas con sus cualidades o características más destacadas. Nombra a  los asturianos,  los vascos,  los castellanos, andaluces, extremeños, gallegos, catalanes, murcianos, leoneses, navarros. Les advierte del yugo que les quieren poner gentes de la “hierba mala”, las panteras, las hienas, los fascistas.
   Finaliza el poema con una especie de canto legionario: cantando espero la muerte, (v.71) que tiene similitud con el Himno de la Legión “soy el novio de la muerte”.
  La ilustración se divide en cuatro viñetas asimétricas comunicadas. En la parte de la izquierda vemos los trigos que ilustran el libro original, sobre un corazón, en la idea del verso “me esparcen el corazón”, más abajo una horca sobre una hoz, y al lado “ruiseñores que cantan/ encima de los fusiles” (vv. 72 y 73). A la derecha ilustra la metáfora “desfiladeros de águilas” (v.14). El buey como símbolo de sumisión dobla la frente, debajo el yugo que los somete. La palabra yugo se repite en este poema 4 veces y el total  10 veces en todo el poemario.
El yugo no solo es símbolo de sumisión sino que es también símbolo del trabajo. Anterior al escudo del franquismo, formó parte del escudo de los Reyes Católicos: El águila de San Juan y el yugo y las flechas, los reyes los habían adoptado por coincidir con las iniciales de Ysabel y Fernando) y  que, también tomó la Falange.

Ramón Fernández Palmeral
Alicante


jueves, 19 de marzo de 2020

"Una siesta en Ocaña", por Manuel-Roberto Leonís Ruiz


Una siesta en Ocaña:
¡Oh Señor!. Alivia a aquéllos
que sus rotas espaldas no les dejan trabajar.
Amén.
Padre Nuestro cárgalas con pan y vida, para
ellos y familia.
Amén.
No les dejes caer en la esclavitud, compénsales
con lo que les corresponde.
Amén.
Enséñales tu misericordia, pero en especial,
tu justicia.
Amén.
No permitas que los poderosos abusen de ellos.
Amén.
Hazlos más iguales y dignos.
Amén.
Tú Señor que estás en los Cielos, cuida de los
que están aquí.
Amén.
Se despierta empujado por estos versos:
La muerte y la vida
son estados correspondientes
dispuestos a la aventura,
evidentemente.
¡El imprescindible poeta de sacrificio es imprescindible!.

©Manuel-Roberto Leonís, marzo 2020.

sábado, 14 de marzo de 2020

Miguel Hernández; voz poética de la guerra

Miguel Hernández;  voz poética de la guerra


 A los ochenta años del inicio de la guerra civil, creo que uno de los mayores testimonios culturales y humanos, son los versos y la trayectoria personal del poeta Miguel Hernández. Aún joven cuando se produce el golpe del 18 de julio, se encuentra en plena evolución creativa, tras la publicación de El rayo que no cesa, libro intimista, ligado al deseo y el dolor del despertar sexual, las circunstancias provocaran un cambio en su temática poética y también en buena parte de sus formas. Inserto en los debates literarios de su época, tampoco es ajeno a la situación política que se vive en la Segunda República. Son diversas las influencias que recibe, la muy conocida de Pablo Neruda, con su visión panteísta y lejana al mundo eclesiástico (de los jesuitas en particular) ,que en buena parte le ha servido de formación, está también la menos conocida del poeta argentino, entonces residente en España, Raúl González Tuñón.  Así tras el levantamiento militar y luego de un corto periodo de reflexión en su tierra, dice: «Siempre será guerra la vida para todo poeta; para mí siempre ha sido y me vi iluminado el 18 de julio por el resplandor de los fusiles en Madrid. Las fuerzas de mi cuerpo y mi alma se pusieron más de lo que se ponían a disposición del pueblo, y comencé a luchar, a hacerme eco, clamor y soldado de la España de las pobrezas que nos quieren legar, que nos quieren separar del corazón, donde está atado».
 En pleno combate bélico, su libro Viento del pueblo y otros poemas de esa época, se convierten en canto poético. Lo épico gana peso frente a lo lírico. Proclamas al combate como "Vientos del pueblo me llevan", de justicia social como "El niño yuntero o "Aceituneros, cuestiones bélicas como Rosario dinamitera, diatribas contra el enemigo como Ceniciento Mussolini, cantos a figuras míticas como La Pasionaria o El Campesino. Se trata de una poesía pasional, que busca el objetivo de llegar a los combatientes, aunque en ocasiones reduzca la calidad que su obra ya había alcanzado. Son los primeros compases de la guerra y se marca un lenguaje encendido, propicio a la recitación oral, que prima la emoción sobre otros aspectos. Aún así no abandona la hondura, la sensualidad que siempre tuvieron sus versos, que confluyen de manera especial en Canción del esposo soldado, con una explosión poética, una de las características de la poética hernandiana y que define, con pocas palabras, que es la guerra: «Es preciso matar para seguir viviendo».
 Su libro El hombre acecha, marca como pocos las paradojas de la guerra. Sus ejemplares quedan impresos en una imprenta de Valencia, pero no podrán ser distribuidos por la llegada de las tropas franquistas y nunca más se sabrá de ellos [se salvaron tres capillas, y se hizo una edicion facsímil de 1981 por la Casona de Tudanta, Santander] . En el mismo el lenguaje épico deja paso a la reflexión y el cansancio, al dolor que se extiende, a los heridos, a la muerte, la guerra que sigue y va marcando fechas como se expresa en 18 de julio 1936-18 de julio de 1938: «Son dos años de sangre: son dos inundaciones (?)El tiempo es sangre. El tiempo circula por mis venas. / Y ante el reloj y el alba me siento más que herido, / y oigo un chocar de sangre de todos los tamaños».
Con el fin de la guerra llega la desolación; Miguel Hernández, como tantos combatientes del bando republicano, se encuentra con la desbandada y la derrota, se ve sumergido en un túnel carcelario en que lucha por una luz que apenas puede vislumbrar. Le queda, el sentido místico que siempre ha acompañado su obra y su vida, escribiendo sus mejores poemas. Escéptico, aún combatiente de la vida tras las rejas, así proclama en ese libro que nunca vería entre sus manos, Cancionero y Romancero de ausencias, un grito antibelicista: “Tristes guerras/ si no es amor la empresa. /Tristes, tristes. / Tristes armas / si no son las palabras. / Tristes, tristes. / Tristes hombres / si no mueren de amor. / Tristes, tristes.”

viernes, 13 de marzo de 2020

La calle de Miguel hernández en Alicante ciudad solo tiene un número.


 

  Miguel Hernández está enterrado en el cementerio de Nuestra Señora del Remedio de Alicante. Que olvida a sus hijos ilustres.

 

 

¿Dónde están sus calles? en Alicante ciudad.


¿Quién sabe dónde está la calle Miguel Hernández en Alicante? Existe, pero pocos alicantinos sabrán localizarla. Se trata de una calle ‘escondida’ en el barrio de Benalúa, a pocos metros de la cárcel donde murió (donde hoy están los juzgados de la ciudad). En su Orihuela natal la calle Miguel Hernández tampoco es una de las arterias principales de la localidad, sino que está ubicada en su límite norte, aunque al menos desemboca en la plaza donde pervive su Casa-Museo. La calle de Miguel Hernández tiene un solo número.
El barrio que concimaos por División Azul se llama ahaora Moiguel hernadez desde ue esta el Tripartico.
Blasco Ibáñez, en cambio, ha tenido mejor suerte en el nomenclátor. La avenida que lleva su nombre en Valencia es una de las principales de la ciudad y además atraviesa la zona universitaria. Sin embargo, a veces da la sensación de que por ello ha muerto de éxito, ya que muchos valencianos solo han oído este nombre por el topónimo, sin saber quién es el personaje.
Además, hasta el cambio de gobierno de 2015, la prolongación de esta avenida hasta el mar ha sido motivo de conflicto urbanístico (primero con el PSOE y después con el PP de Rita Barberá), porque supuso la degradación del barrio de El Cabanyal y la presión a los vecinos para que vendieran sus casas para luego derribarlas. Así, el nombre de Blasco se usó durante años como símbolo de la codicia de unos y del terror de otros.
La calle de Pardo Jimeno  donde vivía la hermana Elvira, e iba Josefina Manresa con su hijo Miguelillo, si existe.
Esta dejadez se debe a que Miguel Hernández era un poeta comunista militante. Enconces si el partido que gobirne en el ayuntamiento es contrario, nada haya que hacer. Propongo que la avda. del general Aguilera se llame Miguel Hernández.