Sinopsis:

Página multimedia virtual sobre la vida, obra y acontecimientos del universal poeta Miguel Hernández -que murió por servir una idea- con motivo del I Centenario de su nacimiento (1910-2010). Administrada por Ramón Fernández Palmeral. ALICANTE (España). Esta página no es responsable de los comentarios de sus colaboradores. Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

lunes, 11 de febrero de 2019

Archivo del sacerdote Alfonso Roig se halla en la Diputación de Valencia

Los ocho del 27: la generación en el exilio que conectó Alfons Roig


29/09/2017 - 
VALÈNCIA. “En los años más oscuros, de mayor espesa prohibición, tú limpiaste nuestra figura y la de la España condenada”. Con estas palabras, la filósofa María Zambrano, exiliada por aquel entonces en Roma, agradecía el puente generado por el sacerdote y profesor valenciano Alfons Roig, un puente que en un extremo tuvo el perdón en nombre de la iglesia española hacia los republicanos y en el otro la ermita de Llutxent, un espacio en el acogió a distintos creadores perseguidos durante la dictadura. “Si se encuentra mal ahí venga acá, partiremos el pan”, decía. Frente a la visión global, la riqueza de la experiencia personal. Este es el punto de partida de Alfons Roig i la generació del 27, la exposición con la que el Museu Valencià de la Il·lustració i la Modernitat (MuVIM) quiere reivindicar la figura del inusual religioso, que, entre otras cosas, era un amante del arte abstracto en una València que todavía lo miraba de reojo. En el año en el que se conmemoran 30 años de la muerte de Roig y 90 de la bautizada como generación del 27, el museo abre una muestra documental que viene con subtítulo: República, exilio y amistad.
Con este proyecto el director del MuVIM, Rafa Company, da por cerrado un ciclo que inició con la aplaudida Modernitat Republicana, aunque lo hace con un tono bien distinto. Por una parte, más cercano, centrado en las filias personales, el cúmulo de relaciones que reposadas con el tiempo se pueden analizar como un todo; por otro, una exposición que frente al “show” se basa en archivos y documentos, una selección comisariada por la investigadora Rosa Mascarell Dauder, quien fuera secretaria y documentalista de María Zambrano en sus últimos años de vida. "Los hemos recuperado y los estamos recuperando. Siguen siendo válidos", expresaba la investigadora durante la presentación. Una treintena de cartas inéditas, tarjetas, escritos y diarios íntimos que muestran las relaciones con Roig componen la exposición, así como medio centenar de libros clave en la historia del arte y la literatura del momento, fotografías y una reproducción de los 23 ejemplares de la revista republicana Hora de España.
Mediante este material, la muestra quiere reconstruir la trama inextricable que mantuvo unió a Juan Gil-Albert, María Zambrano, Miguel Hernández, Emilio Prados, Vicente Aleixandra, José Bergamín, José Luis Cano y el propio Roig. Este mapa de relaciones, viajes, correspondencia y diarios personales desvela las conexiones entre los escritores republicanos en plena dictadura franquista con el religioso, una figura irrenunciable para conectar a creadores en el exilio. Se halla la primera edición del Antígona, de María Zambrano, también dedicada; así como las cartas de Josefina Manresa -viuda de Hernández- dándole las gracias a Alfons Roig por su preocupación y su concienzudo y sentido interés por la familia, así como por la necesidad del restablecimiento de la figura de Miguel Hernández en toda su grandeza, algunos ejemplos para entender en qué medida Roig fue aliento del grupo.
Si bien, la mencionada carta en la que pide perdón a la malagueña por la posición de la iglesia durante el periodo es clave en el discurso, una actitud basada en la reconciliación y que generó una grieta en el sistema capaz de mantener las brasas calientes. Roig daba consuelo, apoyo y amistad a estos escritores, que le devolvían los mismos sentimientos en forma de interesantísimas y reveladoras cartas. Además, el profesor iba informándoles sobre la situación en España, mientras que estos describían su vida en el exilio, y ayudaban también a Roig a ponerse en contacto con otros exiliados, o con figuras del mundo del arte, como por ejemplo Picasso. En una de las cartas de María Zambrano, esta le facilita una serie de nombras a través de los cuales tratará de ponerle en contacto con el pintor.

Una colección de 6.600 cartas

La biblioteca de Alfons Roig, junto a su colección pictórica, fue donada a la Diputación de Valencia en 1985. Está formada por más de 6.000 monografías y 180 títulos de revistas de áreas del conocimiento y temáticas muy variadas como filosofía, estética, arte, liturgia y teología, novela, ensayo, poesía, pero sobre todo arte contemporáneo, la gran pasión de Alfons Roig. Entre el material vinculado al ámbito artístico, cabe destacar un importante número de impresos efímeros relacionados con el mundo cultural y artístico, desde los años cincuenta hasta los ochenta del siglo XX (folletos y trípticos de exposiciones, programas de actividades culturales, invitaciones a actas, etc.) de gran valor documental. Algunos de ellos también recogidos en la muestra.
El Archivo personal de Alfons Roig está formado por documentación privada, laboral y profesional, además de textos y notas manuscritas que realizaba para preparar clases, sermones, artículos, etc. Hay que destacar la extensa correspondencia, más de 6.600 cartas, que mantuvo con más de 1.000 personas diferentes, entre las cuales hay diferentes artistas e intelectuales españoles y europeos. Como viene siendo habitual en esta y la pasada temporada expositiva, el MuVIM plantea Alfons Roig i la Generació del 27 como una exposición itinerante, siendo Gandia la primera parada programada, donde llegará el 17 de noviembre. De igual forma, a la muestra le acompañarán unas jornadas, que tendrán lugar los días 27 y 28 de octubre en el MuVIM y en Llutxent respectivamente, y que reunirán a diversos especialistas y amantes de la generación del 27 en torno a la figura de Roig.

Juan Gil-Albert fue secretario de la sección literaria de la Alianza de Intelectuales Antifascistas

Presentado en Valencia un libro sobre el Congreso de Escritores Antifascistas

La presentación del volumen segundo dedicado al II Congreso Internacional de Escritores Antifascistas, escrito por el valenciano Manuel Aznar, profesor de literatura castellana en la Universidad Autónoma de Barcelona, publicado por Laia Paperback, constituyó un acto en defensa de la cultura y la libertad de expresión, acto que congregó en el salón Sorolla del Ateneo de Valencia a amplios sectores valencianistas y literarios, sin faltar la presencia de políticos, como el consejero del Interior y del dirigente socialista Ferrand Vidal.
Este trabajo histórico tiene por objeto reconstruir las coordenadas del compromiso antifascista de los intelectuales españoles en los años treinta, vinculado con el movimiento europeo, que reaccionó contra el nazismo y el fascismo y que su expresión pública más relevantes se alcanzó con la celebración del II Congreso, al mismo tiempo, en Valencia, Madrid, Barcelona y París, en julio de 1937. Su balance final tuvo el signo de solidaridad con la legalidad republicana más que unas conclusiones de debate estético. El doctor Negrín, jefe del Gobierno, realizó la apertura de este encuentro internacional desde el hemiciclo del Ayuntamiento de Valencia.
El escritor Juan Gil-Albert, secretario de la sección literaria de la Alianza de Escritores Antifascistas en Valencia en aquellos años, intervino para resaltar el sentir histórico de la razón frente a los que se defienden o agreden con armas de fuego.

domingo, 10 de febrero de 2019

Se editan un facsímil de la revista El Gallo Crisis

Dirigida por Ramón Sijé, se publicaron seis números en 1934 y 1935
 (En la mesa José Ferrándiz Lozano, César Augusto Asensio y Aitor L. Larrabide)


El IAC Juan Gil-Albert ha publicado una edición facsímil de la  El Gallo Crisis, la revista literaria editada en Orihuela en 1934 y 1935 y dirigida por Ramón Sijé, en la que colaboraba Miguel Hernández [La Morada-Amarilla se la dedicó Miguel a Maria Zambrano]. La edición, de la que sólo se ha realizado una tirada de 400 ejemplares, reúne los seis números de la revista en sus cuatro entregas, ya que dos de ellas –la tercera y la cuarta- recogieron números doble.
El facsímil se ha realizado directamente a partir de los ejemplares de la colección privada de Aitor L. Larrabide, investigador hernandiano y director de la Fundación Miguel Hernández de Orihuela que firma además la introducción a la edición. Como novedad respecto a la publicación facsímil que se editó en 1973 y reeditó en 1975, este volumen del Gil-Albert reproduce la revista a tamaño original, incluye un suplemento a uno de sus números con una separata de José María Quílez y Sanz titulada Pasión y compasión en el concepto de propiedad y reproduce completa una página que quedó parcialmente censurada en los años setenta, omitiendo entonces una crítica que Ramón Sijé realizó a Ernesto Giménez Caballero.
El Gallo Crisis [Libertada y Tiranía] surgió para aunar distintas tendencias culturales de los años treinta en Orihuela. Sin embargo, no tuvo voluntad localista sino que buscó una trascendencia mayor, lo cual se aprecia en su temática y contenidos. Se ha considerado que recogía el ideario católico y nacional de Ramón Sijé, el cual conectaba además con el pasado español del Siglo de Oro, de ahí que tuvieran cabida en sus páginas la simpatía por expresiones literarias como el conceptismo y el auto sacramental. Aparte de la venta individual, también se vendían ejemplares por suscripción, pero por otro lado los editores regalaban números a quienes no podían adquirirlos.
El hecho de que Miguel Hernández tuviera una asidua colaboración en la revista, que en el momento de editarse ya había publicado su primer libro Perito en lunas, y la circunstancia de que su director fuese Ramón Sijé, quien murió a fines de 1935 cuando ya había aparecido el número doble 5-6, y a quien dedicó el poeta posteriormente su famosa elegía, ha suscitado siempre el interés por El Gallo Crisis.
El IAC Juan Gil-Albert presentará esta nueva edición el próximo 15 de febrero en la Biblioteca María Moliner en Orihuela, a las 19:30 h, en un acto en el que intervendrán Aitor L. Larrabide, la concejal de Cultura Mar Ezcurra y José Ferrándiz Lozano, director cultural del IAC Juan Gil-Albert.

.................
Fue una presentación a los Medios, sin presentar en público ya que este será el día 15 de la Biblioteca María Moliner de Orihuela el 15 de febrereo a las 19.30 horas.

sábado, 9 de febrero de 2019

El Instituto Juan Gil-Albert edita el facsímil de la revista El gallo crisis en la que colaboraba Miguel Hernández

El Instituto Juan Gil-Albert edita el facsímil de la revista El gallo crisis en la que colaboraba Miguel Hernández

El Instituto Juan Gil-Albert edita el facsímil de la revista El gallo crisis en la que colaboraba Miguel Hernández
La Casa Bardín ha acogido (8 de febrero) la presentación del facsímil de El gallo crisis, revista literaria dirigida por Ramón Sijé y en la que colaboraba Miguel Hernández. El Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert ha editado el volumen, con una tirada de 400 ejemplares que reúnen los seis números publicados entre 1934 y 1935.
El diputado de Cultura, César Augusto Asencio, ha presidido el acto en el que también han participado el director de la Fundación Miguel Hernández de Orihuela, Aitor L. Larrabide, y el director cultural del IAC, José Ferrándiz. El responsable provincial ha destacado que “se trata de la reedición más completa de El gallo crisis y es muy interesante porque nos acerca al gran poeta oriolano en el contexto histórico de la época y con temáticas variadas”.
La edición de El gallo crisis se publicó en cuatro entregas, ya que dos de ellas –la tercera y la cuarta- recogieron números doble. Asimismo, cabe destacar que el
facsímil se ha realizado directamente a partir de los ejemplares de la colección privada de Larrabide, investigador hernandiano que firma además la introducción a la edición. Como novedad respecto a la publicación facsímil que se editó en 1973, la obra del Gil-Albert reproduce la revista a tamaño original e incluye un suplemento a uno de sus números con una separata de José María Quílez y Sanz titulada ‘Pasión y compasión en el concepto de propiedad’. Asimismo,  reproduce completa una página que quedó parcialmente censurada en los años setenta, omitiendo entonces una crítica que Sijé realizó a Ernesto Giménez Caballero.
El gallo crisis surgió para aunar distintas tendencias culturales de los años treinta en Orihuela. Sin embargo, no tuvo voluntad localista sino que buscó una trascendencia mayor, lo cual se aprecia en su temática y contenidos. Recogía el ideario católico y nacional de Ramón Sijé, el cual conectaba además con el pasado español del Siglo de Oro, de ahí que tuviera cabida en sus páginas la simpatía por expresiones literarias como el conceptismo y el auto sacramental, ha explicado Asencio. Aparte de la venta individual, también se vendía por suscripción, pero por otro lado los editores regalaban números a quienes no podían adquirirlos.
El hecho de que Miguel Hernández, que en el momento de editarse la revista ya había publicado su primer libro Perito en lunas tuviera una asidua colaboración en la misma y la circunstancia de que su director fuese Sijé, quien murió a fines de 1935 y a quien dedicó el poeta su famosa elegía, ha suscitado siempre el interés de expertos e investigadores por esta publicación.

jueves, 7 de febrero de 2019

Los desastres de la guerra de uno y otro bando. El bombardeo republicano de Cabra. El Guernica andaluz


80 años del bombardeo de Cabra: el día en que la aviación republicana escupió metralla y muerte

Tal día como hoy de 1938 tres aviones causaron 109 muertos civiles, casi siempre pobres, y doce de ellos niños





CórdobaActualizado:



No hubo un puzzle cubista de los horrores para contar cómo la muerte cayó como granizo nefasto desde el cielo de Cabra; nadie plasmó el grito de una mujer que lleva el cadáver de su hijo, ni esbozó el grito del horror de la metralla que se clava en la carne. El 7 de noviembre de 1938, hace hoy ochenta años, la aviación republicana bombardeó la ciudad de la Subbética cordobesa y causó una de las peores masacres civiles de la Guerra que había empezado en 1936. La acción dejó 109 muertos, 80 aquel día y 29 en las semanas siguientes a consecuencia de las heridas; el b ombardeo de Guernica dejó 127. Ni la opinión pública internacional ni la España de aquel tiempo conocieron mucho de lo que sucedió, ni en aquel momento ni en la España de la memoria histórica.
Cabra, el pueblo donde nació la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, tenía entonces 20.000 habitantes y estaba más o menos lejos del frente. Además, la República sabía que a esas alturas la contienda la tenía perdida. El profesor Antonio Arrabal, autor de un libro sobre el bombardeo que está camino de la tercera edición, explicó que fue una maniobra de distracción de las fuerzas gubernamentales, que aprovecharon la concentración de efectivos que había en la batalla del Ebro.

Una acción planificada

No fue una acción al azar ni aleatoria. Desde una semana antes, los aviones sobrevolaron Cabra para inspeccionar la zona, examinar dónde tenían que actuar y estuadiar las rutas. «Sabían dónde bombardeaban», dice. Y las tropas franquistas se dieron cuenta, pero casi toda su fuerza aérea estaba por aquellos días en el Ebro, que tenía mayor importancia estratégica. Hacia las 7.27 de la mañana de aquel infausto día, el pueblo de Cabra ya se había levantado sin sospechar lo que había encima.
Niños y mujeres lloran tras el bombardeo de Cabra
Niños y mujeres lloran tras el bombardeo de Cabra - CRIS VELASCO / ARCHIVO DE LA BIBLIOTECA NACIONAL
No, desde luego, para su fortuna, los niños que asistían al colegio de las Madres Escolapias, que entraban a las 8.00, y que se libraron por muy poco tiempo de la bomba que cayó sobre el parvulario. Luego los aviones pasaron por el Mercado de Abastos, que ya entonces estaba lleno de comerciantes y de clientes que se llevaban la comida del día, y por la Plaza Vieja, donde se concentraban los jornaleros a la espera de que les contrataran para trabajar en el campo en aquella jornada. Y otras bombas cayeron en el barrio de la Villa, uno de los más humildes de Cabra, con «casas muy endebles», que no soportaron aquella catástrofe. Fue un holocausto que cayó sobre muchos pobres. Doce muertos eran niños y sólo murió un militar, que estaba de permiso en Cabra.
Fueron tres aviones Tupolev SB-2, los conocidos popularmante como «katiuskas», que el Gobierno había comprado a la Unión Soviética. Salieron de Cuevas del Reyllo, en Fuente Álamo (Murcia), con bombas de hasta 200 kilos de peso que sembraron las semillas de la metralla en la carne de personas civiles. «Se tarda mucho en cargarlos, no hubo nada de casual, estaba planificado», dice el autor.
Una bomba cayó en un parvulario, pero los niños todavía no habían llegado al colegio
Hoy en Cabra, explicó Antonio Arrabal, no quedan testigos que puedan recordar la tragedia, pero él sí que conserva el recuerdo de quienes vieron morir a tanta gente y sacar a los cadáveres cubiertos y a los heridos en carritos o cochecitos de niños. Enseguida se organizó la ayuda y se llevó a los heridos al hospital de San Juan de Dios para atenderlos. Muchos pueblos próximos colaboraron en la ayuda, especialmente Lucena, que envió médicos, material y ataúdes, algo importante, porque apenas había medios para enterrar a los muertos. También cayeron bombas sobre los calabozos, y los presos que no quedaron bajo los escombros se pusieron a ayudar.
Muchos otros se trasladaron a Córdoba y según el historiador hasta enero de 1939 murieron 29 personas más, además de muchos mutilados, sordos y abortos. La mitad, 53, terminaron en una fosa común en el cementerio de San José por la falta de medios, y no se puede excavar. Como explicó el historiador, «la Ley de Memoria Histórica excluye a las fosas oficiales».
¿Por qué no se habló después del bombardeo de Cabra? Antonio Arrabal cree que quedó sepultado entre la actualidad internacional. La propaganda franquista fracasó en su intentó de difundirlo fuera, donde otros temas como la negociación del pacto germanosoviético lo eclipasaron. «Luego quedó como un recuerdo traumático, muy doloroso, y de eso no se hablaba en Cabra», explicó. Incluso la cruz con los nombres de los fallecidos se trasladó al cementerio en 2004. Este miércoles en Cabra se inaugurará una exposición fotográfica con fondos de la Biblioteca Nacional y el sábado 10 habrá una conferencia de Antonio Arrabal y se descubrirará un azulejo conmemorativo.


...................
El Guernica de Picasso denuncia la guerra civil española, no solo el bombardeo de Guernica, sino todos los bombardeos como el de Madrid, Málaga (carretera a Almería), Alicante, Cabra, Alcázar de Toledo, Santuario de la Virgen de la Cabeza...

miércoles, 6 de febrero de 2019

Mujeres en la vida de Miguel Hernández

Mujeres en la vida de Miguel Hernández


Si  revisamos  versos  y cartas  del  autor  de  Orihuela,  se  puede  constatar  como  destacan  varias  mujeres  desde  varias  ópticas  que  van  desde  el  enfoque  sensorial,  erótico  y  amoroso  hasta  el  amistoso,  filial  y  social.  Revisaremos  la  influencia  de  las  mujeres  que  lo rodearon  en  la  obra  hernandiana.
 
Tanto  su  madre,  Conchetta  Gilabert,  como  su  hermana  mayor  Elvira  apoyaron a Hernández  frente  a  su  padre  -intolerante  y  distanciado  emocionalmente  de  sus  hijos-  en los  primeros viajes  infructuosos  a  Madrid  con  su  confianza  en  él  y  aportando  los  pocos  ahorros  de  que  disponía,  como también  hizo  la  “madre buena”,  la  madre  de  Ramón  Sijé  que  no  duda  en  enviarle  un  cheque  a  esa  capital  que  en  principio  no  lo  acepta.  El  poeta  experimenta  en  su  aislamiento  sexo  contenido,  amor,  frustración  y  deseo.  Estos  sentimientos  le  inspiran  la  “Elegía  de  la  novia  lunada”  con  un  recuerdo  a  su  primer  amor  no  correspondido,  Carmencita  Semper,  “la  Calabacita”.  Ella  es  una  oficiala  de  costura  que  él  corteja  en  los  primeros  bailes  de  la  tahona  de  Fenol.  Esta  adolescente  será  “la  hortelana  de  los  tres  lunares”  y  nos  recuerda  en  sus  orígenes  y  formación  a  su  gran  amor,  su esposa  Josefina.
En  el  Homenaje  a Gabriel Miró  en  2 de octubre de 1932  conoce  a  María  Cegarra,  la poetisa  de  La  Unión,  primera  mujer  perito  químico  de  España.  Estaba  en  trámites  de  publicar  Cristales  míos. 
 
  Miguel  Hernández  pretende  un  acercamiento  emocional  pero  la  distancia  espacial  y  la  diferencia  de  diez  años  hacen  que  ella  lo  disuada  de  sus  intenciones.  Años  después,  en  Madrid  y  tras  la  ruptura  pasional  que  supuso  su  encuentro  con  Maruja  Mallo,  él  lo  intenta  de  nuevo  buscando  el  equilibrio  emocional  que  tanto  le  falta  pero  María  sólo  le  responde  con  cartas  y  libros  para  distribuir  en  las  tertulias  de  María  Zambrano   o  Carmen  Conde.  A  esta  última  la  conoce  junto  a  María  Cegarra,  en  su  pueblo. Encontró  en  ella  siempre  ayuda,  tanto  en  Cartagena  donde  había  fundado  la  primera  Universidad  Popular  como  en  su  modesta  casa  de  Río  Rosas  en  Madrid,  cerca  del  trabajo  de  Miguel  en  Espasa-Calpe.  Él  siempre  admiró  su  fuerza  para  abrirse  camino  en  un  panorama  cultural  de  hombres.  Posteriormente conseguiría  el  Premio  Nacional  de  Poesía  y  sería  la  primera  mujer  que  ingresó  en  la  Real  Academia  en  1.978 .
 
María  Zambrano  fue  su  amiga  del  alma,  eterna  mentora  y  consejera.  El  poeta  le  dedica  “La  morada  amarilla”  en  el  Gallo  Crisis,  la  publicación  de  Sijé.  Se  convierte  en  su  crítica  más  dura  y  le  da  toques  sobre  la  actitud  estética  y  vital  que  debe  tomar.  J.L.Ferris  habla  de  un  posible  acercamiento  entre  ellos  anterior  a  la  guerra  tras  una  ruptura  sentimental  que  marcó  mucho  a  la  discípula  de  Ortega  y  de  Zubiri;  cuando  Hernández  comienza  a  ser  conocido.  Zambrano  fue  la  primera  mujer  a  la  que  se  le  concede  el  Premio  Cervantes  de  Literatura  en  1.988 .
También  podemos  destacar  la  importancia  que  concedió  Hernández  a  la  mujer  como  compañera  en  la  lucha  hacia  la  libertad.  No  oculta  su  admiración  por  la  líder  comunista española  “la  Pasionaria”,  o  por  milicianas  como  Rosario  Sánchez,  la  dinamitera  que  perdió  una  mano  en  combate.  Siempre  criticó  a  los  “milicianos  de  mono  planchado  y  pistolas  de  juguete”  que  acudían  a  homenajes  en  la  capital  y  no  en  el  frente.  La  Fiesta  de  la  mujer  antifascista  provocó  el  enfrentamiento  entre  él  y  Mª  Teresa  León  y  Alberti  que  antes  lo  habían  iniciado  en  la  militancia  comunista.
 
En  1.935 ,  en  casa  de  Pablo  Neruda,  conoció  a  Maruja  Mallo,  pintora  vanguardista  que  conseguiría  la  Medalla  de  Oro  de  Bellas  Artes  en  1.967 .  Ella  supo  disfrutar  de  la  vida  como  nadie,  exprimiéndola  al  máximo,  actuando  por  impulsos.  Su historia  de  pasión  fue  tan  breve  como  intensa.  Es  innegable  la  inspiración  que  le  otorga  a  Miguel  Hernández  en  varios  poemas  de  El  rayo  que  no  cesa   como  sucedió  con  Sobre  los  ángeles  de  Alberti,  su  anterior  amante.
 
Esta  relación  fue  conocida  en  Orihuela  y  supuso  la  ruptura  con  su  novia,  Josefina  Manresa.  Pero  Miguel  pudo  retomar  la  amistad  con  ella  a  través  de  la  intercesión  de  su  suegro  como  se  refleja  en  la  correspondencia  del  poeta  y  ella  lo  perdona.  Continúan  su  noviazgo  y  su  padre,  guardia  civil,  muere  en  un  atentado  de  unos  milicianos.  Muchos  de  sus  vecinos  la  llamarán  “la  novia  del  rojo”.  Por  fin  pueden  casarse  en  1.937.  Nunca  convivieron  más  de  tres  semanas  seguidas.  Su  vida  en  pareja  puede  calificarse  de  “miseria  afectiva”  pues  estuvieron  separados  por  los  viajes  de  Miguel,  la  guerra  y  la  cárcel.  Podemos  leer  300  cartas  del  poeta  a  su  esposa.  Ninguna  se  conserva  de  Josefina  al  poeta  pero  ella  fue  su  fuerza,  la  madre  de  sus  hijos  y  su  gran  esperanza  a  pesar  de  sus  formas  tan  diferentes  de  ver  la  vida.
 
Mª Carmen Fernández Izquierdo (Profesora de Lengua castellana y literatura, I.E.S. de Castuera)

Presentan una edición facsímil de la revista literaria El Gallo Crisis, en Biblioteca María Moliner





Se presenta una edición facsímil de la revista literaria El Gallo Crisis, con introducción de Aitor L. Larrabide y participación de Mar Ezcurra; concejal de Cultura, José Ferrándiz Lozano, director del Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert y César Augusto Asencio, diputado de Cultura de la Diputación de Alicante. Biblioteca María Moliner de Orihuela, vienres 15 de febrero a las 20.00 horas.

https://www.facebook.com/events/234381137464817/











.......................Nota adicional................................
El Gallo Crisis por Ramón Fernández Palmeral
Es la revista de Ramón Sijé.
http://www.lulu.com/shop/ramon-fernandez-palmeral/ram%C3%B3n-sij%C3%A9-el-estigmatizado/ebook/product-22610283.html



   3.b).-Revista El Gallo Crisis (Fragmento del libro Miguel Hernández, poeta de pueblo)

  El Gallo Crisis es una revista literaria de pensamiento neocatólico fundada en Orihuela y dirigida por Ramón Sijé subtitulada con el antónimo «Libertad y Tiranía» de la que se publicaron seis números (sus dos últimos números fueron dobles y una separata) durante un año aproximadamente: El primer número salió en la festividad del Corpus de 1934 y finalizó en Pentecostés de 1935. Para conocer en detalle los pormenores de esta revista les remito al número 6 de la revista digital El Eco Hernandiano, dentro del apartado Prensa Histórica, trabajo de Mari Carmen Tabasco Hernández, si bien la Fuente Histórica donde se relacionan los títulos de los artículos, le falta de completarse con los nombres de sus autores. 
 El Ayuntamiento de Orihuela editó una edición fascímil en 1973, con un documentado prólogo de José Muñoz Garrigós, y una segunda edición en 1975 con un apunte biográfico sobre Sijé de Antonio García-Molina. Fue distribuido en exclusiva por FRAGUA, Madrid-15, ISBN-84.500.6124.5.  El alcalde Pedro Cartagena Bueno, firmó una nota de agradecimiento al trabajo de investigador de José Muñoz Garrigós; las aportaciones de Jesús Alda Tesán, Antonio García-Molina Martínez y José Torres López; el asesoramiento de los profresores José Guillén García y Manuel Ruiz-Funes Fernández y la de labor de coordinación y gestión de Manuel Martínez Galiano, que era entonces Teniente Alcalde de Orihuela y  autor del prólogo para La decadencia de la flauta y el reinado de los fantasmas. Hemos consultado el número 054, propiedad de Gaspar Peral Baeza. La edición consta de 1.000 ejemplares numerados, se acabó de imprimir en la Imprenta Zerón, la Nochebuena de 1973 (treinta y ocho años después). Hubo una segunda edición fascímil en 1975.

  Decir El Gallo Crisis es decir Ramón Sijé, ambos están unidos entre sí por lazos de creación, pensamientos e ideas. Para conocer en profundidad el pensamiento y el propósito de esta revista es imprescindible leer el prólogo que José Muñoz Garrigós escribiera para la primera edición fascímil de la revista porque hubo otra segunda edición dos años más  tarde, con una introducción de Antonio García-Molina, donde  escribe: «El Gallo Crisis, que nada tenía sino fe, ha cantado por tercera vez, y cantará hasta que se ahogue, porque su canto tiene vigorosa actualidad». Nadie duda hoy en día de la religiosidad de esta revista. Dice R. Padilla que Garrigós era familia de Ramón Sijé, debe ser así porque el segundo apellido del padre era Garrigós.

   

 También recoge la opinión de  Agustín Sánchez Vidal «Se puede apreciar en Sijé ribetes filofascistas fuertemente teocráticos que alcanzan a Miguel Hernández en poemas inéditos...» Y como bien apuntan Verónica G. Ortiz y Mari Carmen Rabasco en su artículo sobre la biografía de Ramón Sijé en El Eco Hernandiano: «...quería demostrar el verdadero catolicismo, promulgar una religión activa, ya que la religiosidad fue la base de todo su quehacer religioso y humano». Y estas ideas se reafirman si examinamos a los miembros del grupo fundador: Ramón Sijé, Jesús Alda  Tesán,  un aragonés  que fue profesor de Literatura en el Instituto Enseñanza Secundaria de Orihuela de 1933 al 1935, amigo de Sijé y Fray Buenaventura de Puzol.
El Beato Buenaventura de Puzol (en el siglo, Julio Esteve Flors), –Tomo datos de  la página Mártires Valencianos (1936)–:  El 11 de marzo del año 2001, el papa Juan Pablo II beatificó a 233 mártires de la persecución religiosa en España (1936-39), y estableció que su fiesta se celebre el 22 de septiembre, el sacerdote, nació en Puzol (Valencia) el 9 de octubre de 1897, y recibió la palma del martirio el 26 de septiembre de 1936 en Gilet (Valencia). Profesó en la Orden Capuchina el 17 de septiembre de 1914 y fue ordenado sacerdote el 26 de marzo de 1921 en Roma. Hizo la carrera de Derecho canónico en la Universidad Gregoriana de Roma y, de vuelta en España, se dedicó a la enseñanza, la predicación y el ministerio de la reconciliación. Fue profesor de los jóvenes capuchinos en Orihuela y ejerció la docencia en otros centros de la Orden; además, se distinguió como conferenciante y predicador. Cuando tuvo que dejar el convento por la persecución religiosa, se refugió en su casa paterna de Puzol. El 25 de septiembre de 1936 fue arrestado junto con su padre y su hermano. A medianoche del día 26, los tres, junto con otros detenidos, fueron llevados en camión al cementerio de Gilet (Valencia). Con la serenidad de siempre, el P. Buenaventura dio la absolución sacramental a sus compañeros, y a las dos de la madrugada fue asesinado de un tiro de pistola. Antes de morir había declarado: «Me preparo para la palma del martirio»; «Sí, recibiré la palma del martirio porque moriré por la religión». Leía directamente del alemán a Martín Heidegger, y era seguidor de sacerdote y teólogo italiana Romano Guardini, recitaba de memoria a Antonio Machado. Ejerció una notable influencia religiosa sobre Ramón Sijé.

  Si aceptamos que Gallo equivale a Cristo podemos pasar al segundo sustantivo: CRISIS, del cual podemos derivar en dos hipótesis: la primera es que si de seis letras que contiene esta palabra, cuatro coinciden con las  primeras letras de CRIS-to, podemos descubrir y encontrarnos con: «EL GALLO CRISTO».  En un artículo  «Picotazo» escribe Sijé. «El Gallo Crisis no se quita la corona sangrienta de su cresta» evidentemente hace un símil entre la corona de espinas de Cristo y la cresta bonete del gallo. Por las lecturas de los artículos de Sijé también se desprende que esa crisis es la República.
  Para el gallo nos queda una tercera vía menos improbable. El  primer obispo de Orihuela tras la segregación del de Cartagena, fue el catedrático y teólogo salmantino que se llamaba Gregorio Gallo de Andrade (1566-1577), con la bula de Pío IV y el pase regio de Felipe II. 
 No obstante, esta denominación, y en aquellos años no hubiera sido bien aceptada por la censura, los lectores ni por el obispado, por ello, creo que Ramón Sijé y los demás fundadores optaron por buscar algunas ideas subliminales que encubrieran la idea religiosa bajo un críptico título. La segunda hipótesis radica en su propia etimología, palabra que deriva del griego krisis, de krinein, juzgar, y su acepción actualizada es la de «cambio favorable o desfavorable de un asunto». También momento decisivo o peligroso en la evolución de las cosas.
 Esta aproximación evidencia que crisis debe ser aplicado y entendido para el título de la revista como «peligro desfavorable». No es más que el evidente peligro en que estuvo la religión católica durante la II República Española tras las elecciones municipales de abril del 31, y rematada con una Constitución progresista y laica aprobada el 9 de diciembre de 1931, donde en el artículo 3º se decía: «El Estado español no tiene religión oficial». Los jesuitas fueren expulsados, y no hay que olvidar que el Colegio de Santo Domingo, donde estudiaron Ramón Sijé como Miguel Hernández y Augusto Pescador pertenecía a la orden de los jesuitas.
 Llego a la conclusión que los símbolos de la revista El Gallo Crisis, se traducen a un secreto mensaje: anunciar a un «Cristo en peligro». Un aviso del canto del gallo ante un nuevo amanecer. El gallo nos advierte de un peligro venidero contra el que hay que luchar impulsando la doctrina de Cristo. A esta revista «le hallo demasiado olor a iglesia, ahogado en incienso» carta de Pablo Neruda a Miguel Hernández (4-01-35). Conocida era el pensamiento anticlerical y comunista de Pablo, y además escribió en uno de sus últimos libros: «basta de remilgos de poetas que parecen monjas confiteras...»   
  El subtítulo: «Libertad y Tiranía», antonomasia, antítesis o contraposición de dos conceptos, fue muy del gusto de los poetas del periodo Barroco, de los que Sijé era gran lector. Y no es más que la libertad del espíritu o sus creencias contra la tiranía de toda forma de poder. La Iglesia contra la República.  El dibujo del gallo que ilustra la portada de El Gallo Crisis lo pintó Francisco de Díe, es un «rufo gallo rojo»  en actitud desafiante con el pico abierto soltando un quiquiriquí. Una mañana del otoño del 2004, Francisco Esteve me explicó, comentando el dibujo de mi gallo para la octava (XIII) de Perito en lunas, que tiene forma de aspa como si fueran las puntas de dos espadas cruzadas, y si somos capaces de ahondar más en la figura plástica podemos ver que las garras son dos cruces invertidas con semejanza al yugo y las flechas de la Falange.