Sinopsis:

Página multimedia virtual sobre la vida, obra y acontecimientos del universal poeta Miguel Hernández -que murió por servir una idea- con motivo del I Centenario de su nacimiento (1910-2010). Administrada por Ramón Fernández Palmeral. ALICANTE (España). Esta página no es responsable de los comentarios de sus colaboradores. Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

jueves, 21 de marzo de 2019

Ponencia de Aitor L. Larrabde sobre Vicente Ramosn y Miguel Hernández


Aitor L. Larrabide es el actual director de la Fundación Cultural Miguel Hernández de Orihuela Ponencia ofrecida el 20 de marzo de 2019 en la sección inaugural del Seminario-Homenaje a Vicente Ramos

martes, 19 de marzo de 2019

La Senda del Poeta llegará a Alicante el domingo 31 por la tarde. 2019



La Senda del Poeta llegará a Alicante el domingo 31 por la tarde

Ramón Fernández Palmeral

    El próximo 28 de marzo del actual se cumplirá los 77 años de la muerte del poeta Miguel Hernández en la enfermería del Reformatorio de Adultos de Alicante, actuales juzgado de Benalúa, donde existe un monumentos de chapara que se está oxidando, en recuerdo de que aquí murió el poeta por tuberculosis o lo dejaron morir por no trasladarlo a tiempo al Sanatorio de Pota-Coeli  en Valencia. Las autoridades penitenciaras franquitas y el viario D. Luis Almarcha le obligaron a contraer matrimonio eclesiástico el 4 de marzo de 1942, con un novio medio moribundo y una novia con un rostro doloroso de Virgen andaluza, por ser natural de Quesada (Jaén).

     Las Senda del Poeta también conocido como Camino Hernandiano,  corresponde a la ruta GR-125,  recorre unos 70 kilómetros en tres etapas desde la plaza de la Casa-Museo de Miguel Hernández en Orihuela hasta su tumba en Alicante. Este año esté previsto que la Senda del Poeta llegue el domingo 31 de marzo al cementerio de Nuestra Señora del Remedio de Alicante, y en la plazoleta de la Virgen del Remedio donde se encuentra su sepultura, que es la zona de personajes ilustres alicantinos como Gastón Castelló, Vicente Ramos…, hará una ofrenda de flores, y un acto poético de fin del camino donde se nombrará la senderistas del año, y se recitarán poemas del poeta o dedicados a él. Entre las banderas, que siempre ondea en su sepultura está la tricolor republicana y claves: rojos, gualdas y morados. Asistirán autoridades y otros muchos hernandianos.

  Está dirigida principalmente a escolares y jóvenes, aunque la pueden realizar todos aquellos que estén interesados sin importar la edad. Se hace noche en polideportivos y otros lugares que habilitan especialmente para la Senda del Poeta. La Fundación Cultural Miguel Hernández, la Asociación de Amigos de Miguel Hernández de Madrid y su director Francisco Esteve, el “Institut Valencià de la Joventut” (IVAJ), la Universidad Miguel Hernández de Elche, la Federación Territorial Valenciana de Montañismo y los Ayuntamientos de Orihuela, Redován, Callosa de Segura, Cox, Granja de Rocamora, Albatera, San Isidro, Crevillente, Elche y Alicante organizan esta Senda del Poeta en homenaje al reconocido escritor oriolano. Años atrás acudían los concejales Miguel Valor –hoy alcalde- y Pablo Sandoval, concejal de Juventud.

       Esta actividad lúdico deportiva se inició en el año 1998 y se viene realizando cada año coincidiendo con el fin de semana más próximo al día 28 de marzo, aniversario de la muerte del poeta. La Senda se efectúa a pie durante tres días saliendo el viernes por la mañana desde la Casa Museo de Miguel Hernández en Orihuela y finaliza el domingo por la tarde ante la tumba de Hernández, mujer e hijo  en el cementerio Nuestra Señora Virgen del Remedio Alicante.

    En mazo de 1952 se cumplían los primeros diez años de su muerte del poeta y también el plazo de la sepultura provisional para comprar el nicho a perpetuidad, de lo contrario sus restos mortales hubieran pasado a la fosa común, Josefina acude como siempre a Vicente Ramos y Manuel Molina en la Biblioteca Gabriel Miró de la calle Terol, ya que la viuda no disponía de  las 2.042 pesetas que costaba la licencia municipal y el nicho en propiedad, de lo contrario los restos cadavéricos pasarían  a la fosa común.  Ramos y Molina acuden a sus amigos de Madrid: Buero Vallejo, Celaya, Aleixandre, Cela, en suscripción nacional y en dos meses reúnen el dinero para comprarlo. «La respuesta, felizmente, es masiva y el 29 de enero de 1952- escribe Luis Beresaluze (Biografía de Vicente Ramos, ECU, 2004, p. 65) pueden presentarse en el Ayuntamiento y pagar los derechos y las correspondientes 2.042 pesetas».  Lo pusieron a nombre de Josefina Manresa. Parece ser que, ni la propia  Josefina Manresa a través de María de Gracia Ifach en nota (196), p. 334 de su libro “Miguel Hernández, rayo que no cesa”, Barcelona, Plaza & Janés, mayo 1975, contaron después la verdad, al decir que le recaudación del dinero se lo atribuyeron a  la iniciativa de Celaya. Josefina no quiso que se supiera que el nicho fue pagado por suscripción popular porque ello denigraba en cierto modo la dignidad de ella y de su familia.  Josefina dice en la página 147 de su ya citado libro que «no contaron conmigo para molestar a tantas personas pidiéndole subvenciones sin necesitad». Entonces me pregunto ¿tenían o no tenían las 2.042 pesetas?

    Transcurrido el tiempo hoy tenemos los hernandianos un lugar de peregrinaje donde además encuentran enterrados Josefina Manresa Marhuenda, la esposa y custodia de su legado, y Manuel Miguel el segundo hijo del poeta.
    Ramón Fernández Palmeral es autor del libro: “Miguel Hernández, el poeta de las tres heridas”, de venta en Amazon y otros libros sobre el poeta y amigos contemporáneos.


Senda del Poeta MIGUEL HERNÁNDEZ. 2019. 29 al 31 de marzo

La senda del poeta. IVAJ ( Instituto Valenciano de Juventud)

#SendadelPoeta



 
En los últimos años el Institut Valencià de la Joventut, en colaboración con los ayuntamientos por los que pasa la senda, y de la Diputación de Alicante, viene desarrollando este encuentro que discurre por los lugares más singulares de la vida y obra de Miguel Hernández. Se trata de una actividad senderista de carácter cultural, turístico y medioambiental, que promueve valores tales como la participación y la convivencia intergeneracional dirigiéndose especialmente a jóvenes de la Comunitat Valenciana.

La senda del poeta

La salida es desde Orihuela, ciudad del nacimiento del poeta Miguel Hernández.
La senda comprende tres etapas que discurren por la senda internacional GR-125, realizando paradas en cada localidad de la ruta. En ellas se descansa, y se llevan a cabo diversos actos culturales de poesía, teatro y música realizados principalmente por jóvenes estudiantes de las poblaciones por las que discurre la senda.
En todo momento la senda cuenta con varios monitores-guía que, a lo largo de la marcha, están a disposición de los senderistas ofreciéndoles la información necesaria para que sea lo más agradable posible.

Inscripciones

Las plazas son limitadas y la inscripción se cerrará al llegar al cupo máximo de participantes que la organización estime en función de criterios de seguridad. El límite será de 2.000 senderistas. La inscripción se tramitará telemáticamente.
Los grupos deberán realizar su inscripción como tal. Estos deberán tener un mínimo de 10 personas y un máximo de 30 y disponer de un responsable mayor de 18 años.
Los participantes de los centros escolares llevarán una acreditación del Centro.
No es necesario inscribirse para todos los días, también se puede hacer por etapas (viernes y/o sábado y/o domingo,o sólo un día).

Etapas


¿Quiénes pueden inscribirse?

  • Todos aquellos amantes de las actividades al aire libre, de la naturaleza, del senderismo y sobre todo de la poesía.
  • Los menores de edad tendrán que ir acompañados de una persona responsable.

Información complementaria

SALIDA:
Desde Orihuela, ciudad del nacimiento del poeta.
  • La senda comprende tres etapas que discurren por la senda internacional GR-125, realizando paradas en cada localidad de la ruta. En ellas se proporcionará avituallamiento y descanso, y se deleitará con diversos actos culturales de poesia, teatro y música realizados principalmente por jóvenes estudiantes de las poblaciones por las que discurre la Senda.
  • En todo momento la Senda contará con varios monitores-guía que, a lo largo de la marcha, estarán a disposición de los senderistas ofreciéndoles la información necesaria para que sea lo más agradable posible.
ETAPAS:
  • 1er DÍA - 29 de marzo de 2019: ORIHUELA - ALBATERA
    Las mesas de acreditaciones se abrirán sobre las 8:30 de la mañana. A las 10 será el acto de apertura y a las 11 se iniciará la marcha.
  • 2º DÍA - 30 de marzo de 2019: ALBATERA - ELCHE
    Las mesas de acreditación para los que se incorporen a la Senda del Poeta ese día, se abrirán a las 8 de la mañana en la Casa de Cultura de Albatera, para iniciar la marcha sobre las 9h.
  • 3er DÍA - 31 de marzo de 2019: ELCHE – ALICANTE Las mesas de acreditación para los que se incorporen a la Senda del Poeta ese día, se abrirán a las 8 de la mañana en el hall del edf Arenals de la Universidad Miguel Hernández de Elche.
    Concentración a las 9 de la mañana en la puerta del mismo edificio para la foto de familia y salida de Elche, llegando al cementerio de Alicante a las 17:30 h. donde se realizará el acto final ante la tumba de Miguel Hernández

Más información

Telf.: 966 478 103 - sendadelpoeta_ivaj@gva.es
Si necesitas alojarte en la ciudad de Alicante, te ofrecemos el alojamiento idóneo para ti, en la RESIDENCIA JUVENIL LA FLORIDA, en habitaciones individuales.
Precios tarifa individual desde 9,69 €. Precios tarifa grupo desde 8,08 €.
Teléfono residencia: 965 918 250 Teléfono central de reservas: 902 22 55 52
Organiza: Institut Valencià de la Joventut  

Recomendaciones

  • Las pernoctaciones se llevarán a cabo en las instalaciones designadas por el IVAJ, siendo imprescindible que cada senderista lleve su propio saco de dormir y una esterilla para ponerla debajo.
  • La organización pondrá a disposición de los senderistas un vehículo, para el traslado del equipaje más voluminoso entre las localidades de salida y llegada de la senda del poeta Miguel Hernández, a fin de realizarla cómodamente, tan sólo con equipaje de mano.
  • El recorrido se realiza en su totalidad a pie por lo que se recomienda llevar al menos dos pares de calzado cómodo, calcetines de repuesto y un bastón para facilitar el camino.
  • Dado que los senderistas estarán a expensas de la climatología, es también recomendable llevar ropa cómoda y una pequeña mochila de mano con: protección solar, gafas y gorra para el sol, un chubasquero y una cantimplora con agua.
  • Es imprescindible también que los senderistas dispongan de barritas energéticas y bebidas isotónicas así como de un neceser individual que incluya utensilios de aseo personal.
  • Además sería conveniente que cada senderista llevase encima la tarjeta SIP (tarjeta sanitaria) y el DNI.
  • Solamente se aceptará el acompañamiento de perros guía.
  • La senda del poeta es una actividad de senderismo no competitiva por lo tanto los participantes no deben sobrepasar a la cabecera del grupo ya que en ese caso se estaría fuera de las condiciones que cubren la actividad.
  • Durante el trayecto, hay ciertos puntos que transcurren por vías abiertas al tráfico rodado. Para ello se contará con la colaboración de la Guardia Civil de Tráfico y de las Policías Locales de cada municipio. Por ello se solicita la máxima colaboración de los senderistas en la agilización del paso.
  • El senderista deberá seguir el recorrido oficial marcado por la organización, siendo cada uno individualmente el único responsable de sus errores. Por lo tanto la organización no se hará responsable de los posibles accidentes que puedan ocurrir en caso de imprudencia o por no seguir las indicaciones de los monitores-guía o de las fuerzas y cuerpos de seguridad y salvamento.
  • La senda discurre por entornos de gran valor medio ambiental, por este motivo, se hace un llamamiento a todos los participantes para mantener el máximo respeto por el entorno, así como la limpieza. La organización podrá expulsar de la actividad a cualquier persona que incumpla dichas prescripciones o mantenga conductas perjudiciales para el medio ambiente, así como a aquél que adopte conductas temerarias, peligrosas o que impidan el buen funcionamiento del evento. 
  • Durante la marcha se efectuarán diversas paradas técnicas para recobrar fuerzas.
  • Suspensión o modificación de la ruta. La organización podrá modificar, parcial o totalmente, el recorrido debido a causas meteorológicas adversas. Si se dieran causas de fuerza mayor que impidiesen la celebración de la senda, la actividad y sus eventos quedarían suspendidos.

sábado, 16 de marzo de 2019

80 años del exilio español 1939-2019

Los españoles que huyeron de la guerra y acabaron en otra pesadilla

Los republicanos que se refugiaron en Francia fueron unos 400.000 encerrados en ocho campos de concentración por un gobierno que los calificaba de “extranjeros indeseables”. Fueron explotados durante la contienda contra Alemania. Miles murieron, otros terminaron en campos nazis como el de Mauthausen, y otrso se unieron a la resistencia francesa.


Refugiados españoles en el campo de internamiento de Argelès-Sur-Mer, en el este de Francia, donde fueron a parar la mayoría de los republicanos que huyeron por Catalunya.



MADRID.- Europa está viviendo en los últimos meses una de las mayores crisis humanitarias desde la Segunda Guerra Mundial. Debido a la complicada situación en Oriente Próximo, y muy especialmente a la guerra en Siria, se ha producido un éxodo masivo de personas hacia el viejo continente, atraídos por la prosperidad y por unos valores humanos que los líderes políticos europeos no pierden oportunidad para ensalzar.

Este miércoles, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, instaba en un sentido discurso en el Parlamento Europeo a los Estados miembros a que aceptasen las cuotas de refugiados propuestos por la CE. Apelaba a la solidaridad que hubo hacia “los republicanos españoles que huyeron a campos de refugiados en el sur de Francia tras la derrota en la Guerra Civil”. Con su discurso, además de una voluntad de ayuda digna de aplauso, el luxemburgués demostraba un desconocimiento total del calvario que tuvieron que pasar aquellas personas.
Los exiliados españoles fueron tratados de un modo inhumano, y en muchos casos explotados por unas autoridades francesas que traicionaron a la República
Los exiliados españoles fueron tratados de un modo inhumano, y en muchos casos explotados por unas autoridades francesas que traicionaron a la República. La acogida de los republicanos no fue en absoluto mejor que la que se está dando estos días a los refugiados sirios. En Europa, 76 años después, se repite la Historia.

Los centros que dispuso Francia para el medio millón largo de españoles que huyeron de la guerra fueron verdaderos campos de concentración. El propio Gobierno francés se refería a ellos como tales, y no como campos de refugiados. Pero más allá de las palabras, aquellos lugares estaban hechos para encerrar y controlar, y no para acoger personas. Quienes pasaron por ellos tuvieron que padecer, además de la humillación, hambre, sed y frío. Muchos murieron por ello.

La traición a la República

El sufrimiento de los españoles comienza mucho antes del agónico final de la República. Cuando estalla la guerra en España, Francia estaba gobernada por León Blum, un hombre de izquierdas que había ganado las elecciones ese mismo año presentándose con una unión de partidos cuyo nombre comparte con la de los republicanos españoles: Frente Popular. Blum se plantea ayudar a la República, pero desiste por temor a Hitler y a quedarse sin su único aliado en caso de ataque alemán, una Gran Bretaña que recela más de los ‘rojos’ que de los fascistas sublevados.

Los británicos siguen en este momento la “política de apaciguamiento”: ceder sin límites frente a los nazis con la esperanza de evitar la guerra. Presionado por ellos, en agosto Blum promueve el Pacto de No Intervención, que prohíbe a los países firmantes ─prácticamente todos en Europa─ prestar ayuda a ninguno de los dos bandos. La Alemania nazi y la Italia y Portugal fascistas de Mussolini y Salazar se saltarán el acuerdo sin reparos desde el primer día colaborando con los franquistas.
Francia, en sus esfuerzos por agradar a Hitler, inició una campaña de propaganda contra los republicanos españoles retratándolos como peligrosos malhechores
Francia, en un primer momento, decide no socorrer a la República para evitar males mayores, pero pronto se convertirá en parte de la contienda española por su connivencia con los fascistas. En 1938 las peleas internas del Frente Popular dan paso al Gobierno de Édouard Daladier, de sesgo mucho más conservador, quien lleva la práctica del “apaciguamiento” con los nazis prácticamente a la sumisión hacia Alemania y a su gran y reciente aliado: Franco.

En noviembre inician su huida hacia el país vecino los primeros grupos de ancianos, mujeres y niños, tal y como cuenta el periodista Carlos Hernández, que ha investigado esta oscura etapa de nuestra Historia. La respuesta de Francia, que ya apoya abiertamente al bando franquista, no se hace esperar: cierra la frontera para los españoles, a los que ahora tacha de “extranjeros indeseables”, y toma una serie de medidas como el endurecimiento de los requisitos para los matrimonios entre inmigrantes y franceses.

Esta política va acompañada de una campaña de propaganda contra los republicanos, azuzando el miedo al comunismo y retratándoles como peligrosos y malhechores, que hace que sean recibidos con desprecio y miedo. Naturalmente este mensaje no cala en toda la sociedad francesa, que protagoniza numerosos actos de solidaridad, aunque estas muestras de la fraternidad que Francia lleva grabada en su lema serán perseguidas por las autoridades del país. Por ejemplo, camiones llenos de comida recogida por los sindicatos franceses que los gendarmes hacían volcar.

En febrero del 39 cae Catalunya, un paso más hacia lo que ya pocos dudan que sucederá, la derrota de la República. En estas circunstancias, más de medio millón de personas cruza los Pirineos en busca de asilo. Aproximadamente 150.000 de ellos son soldados que han combatido en el lado republicano y que serán muy mal acogidos porque ponen en riesgo una paz vergonzosa negociada con Hitler a base de concesiones.
Cuando el gobierno republicano quiso emplear sus reservas de oro en Francia para ayudar a los refugiados, las autoridades franceses lo impidieron y se lo entregaron a Franco
“Una multitud de gente hambrienta, desarrapada, desesperada, comenzó a caminar hacia la frontera. Mujeres, niños, viejos… Gente del pueblo. Era terrible, un pueblo hundido, sin horizonte. En aquel momento se me vino todo abajo. Todo lo que yo pensaba que podía haber sido mi vida se desvanecía para siempre. Yo iba sola, sin Arnaldo [su marido, del que tuvo que separarse porque fue reclamado para el frente]”. Así narra Alejandra Soler, de 102 años, su paso por La Jonquera. Su testimonio, y muchos otros, han sido recogidos por el proyecto Vencidxs, realizado por el periodista Aitor Fernández.

El entreguismo de Francia se manifestará pronto, ya que los exiliados, que no han abandonado la idea de la lucha, van a ser desarmados. Al final de la guerra, esas mismas armas acabarán en manos de los sublevados. Para acabar de terminar con la ‘amenaza’, se separa a los hombres en edad de luchar de los que no pueden empuñar un arma (niños, mujeres, heridos…). Mientras que estos últimos son confinados o abandonados, los primeros serán encerrados en campos con alambradas vigilados por militares senegaleses.
Un infame episodio de esta historia tuvo lugar cuando el Gobierno republicano español quiso utilizar sus reservas de oro en Francia para ayudar a los refugiados. Las autoridades francesas lo impidieron, y entregaron el oro a Franco.

El dictador invitó a volver a España a los refugiados con la promesa de que respetaría su vida si no habían cometido delitos de sangre. Muchos le creyeron y regresaron. La mayoría de ellos acabaron fusilados o internados en los campos de concentración franquistas.
Los republicanos quedaban así desamparados entre un régimen que los mataba si volvían y un Gobierno, el francés, que manifestaba públicamente que no los quería y los trataba peor que a criminales.

La vida en los campos según los supervivientes

Los campos de concentración donde eran recluidos los refugiados ni siquiera eran tales, ya que no disponían de barracones o algún techo bajo el que refugiarse. “Cuando cruzamos la frontera, donde nos había caído una nevada de sesenta centímetros, nos metieron en un campo donde las vacas iban a comer y a cagar”, relataba Manuel Fernández, que murió en 2011 a los 91 años de edad, en el documental La nueve, los olvidados de la victoria.
Los centros de internamiento franceses no estaban preparados para acoger a los refugiados españoles:
“Nos metieron en un campo donde las vacas iban a comer y a cagar”
Si en algún caso hubo instalaciones en los campos, fueron construidas por los propios republicanos españoles con los pocos medios que les facilitaron las autoridades francesas. Enric Casañas, ahora con 96 años de edad, pasó como Manuel y tantos otros por el campo de Argelès-Sur-Mer. “Allí estábamos a la intemperie. No había nada para protegernos, y si llovía o nevaba tenías que aguantarte”. 

El hambre era la rutina en los centros en los que fueron recluidos los españoles, que en algunos casos pasaron semanas enteras sin que se les proporcionase comida. El padre de María Caparrós, nacida en 1931, y que pasó por un campo en Orán (colonia francesa) le explicaba a su hija que “allí se comía hasta las hormigas del hambre que tenía”. “Cuando llegaban los panes los franceses los tiraban por el aire, y la gente, desesperada, se peleaba por un chusco lleno de arena”, afirma Emilio Monzó, de 95 años.

Emilio, que pasó como tantos otros por el campo de Argelès-Sur-Mer, en el este de Francia, también fue testigo de otra de las penurias por las que pasaron los republicanos: la sed. “No había apenas agua. Había una bomba de mano para sacarla, pero como la gente defecaba en la arena esa agua estaba contaminada, y muchos murieron por eso”.
Enric Casañas vivió uno de los muchos ejemplos de lo que se veían obligados a hacer los españoles para subsistir. Logró esconder de los controles la pistola que había empleado en la guerra, pero tuvo que malvenderla a un soldado francés a través de la alambrada. “Con la miseria que me dio compré pan y longaniza”.
“Algunos tenían mujer e hijos en España, y nunca recibieron noticias de ellos. Se volvieron locos, claro que se volvieron locos”
El trato que recibían en los centros no distaba mucho del que se hubiese dado a animales: “Antes de entrar, nos bañaron con un agua con azufre que ya no era amarilla, sino negra porque antes habían bañado a mucha gente. Los niños franceses, al vernos, gritaban: ‘¡Les rouges, les rouges!’”, recuerda Virgilio Peña, nacido hace 101 años.

En estas condiciones, muchos refugiados se desmoronaban psicológicamente. Manuel Fernández decía que, hacinados en barracones de 125 personas, sin nada que hacer y sin saber nada de sus familias, no era extraño que hubiese quien perdía la cabeza: “Algunos tenían mujer e hijos en España, y nunca recibieron noticias de ellos. Se volvieron locos, claro que se volvieron locos”.  No era fácil librarse de los campos. En las localidades cercanas, las calles estaban llenas de policías a la busca de personas que huían de ellos. Numerosos españoles acabaron de este modo siendo encerrados varias veces tras escapar y ser nuevamente apresados.

El destino de los refugiados

Privados de libertad y de dignidad, los antiguos combatientes republicanos vieron una salida en la Legión Extranjera. Querían combatir contra Hitler, convencidos de que una vez derrotado el fascismo en Europa los aliados también lo harían caer en España. Diez mil hombres pasaron así a engrosar las filas de la Legión, junto con belgas, polacos o judíos que habían tenido que huir de los nazis.

Pero una vez empezada la II Guerra Mundial, los españoles no tendrán la opción de elegir. A finales de 1939 Francia crea las Compañías de Trabajadores Españoles (CTE), divisiones que participarán en proyectos como la fortificación de la Línea Maginot y que estuvieron presentes en todos los frentes de batalla. En su libro Los últimos españoles de Mauthausen, Carlos Hernández cifra en casi 30.000 el número de españoles que fueron alistados: 19.000 ‘voluntarios’ y otros 10.000 directamente sin su consentimiento.
El Gobierno colaboracionista francés ni siquiera permitía hacer llegar a los españoles la comida recogida para ellos por la sociedad francesa
A pesar de formar parte del ejército francés, eran tratados más como prisioneros que como soldados. Se llegaron a dar órdenes de, literalmente, “matar como un perro” al que intentase desertar. Algunos republicanos protagonizaron heroicas acciones de guerra, como los integrantes de ‘La Nueve’, la división que liberó París formada por 146 españoles de 160 miembros, de los que sólo 16 sobrevivieron.

Pero la mayoría de ellos tuvo un destino más trágico y alejado de las hazañas que recuerdan los libros de Historia. Cuando Francia es invadida por los nazis, estos encierran a los españoles de las CTE en campos de prisioneros de guerra que comparten con los franceses, donde se vivía en condiciones razonablemente aceptables. Los alemanes consultan con el colaboracionista Philippe Pétain qué hacer con ellos, y el general francés decide desentenderse.

Abandonados a su suerte, los republicanos ni siquiera tienen el estatus de prisioneros de guerra, son enviados a campos de concentración nazis. Nueve mil españoles acaban en lugares como Mauthausen, Dachau o Buchenwald, donde también son enviados algunos de los que aun quedaban en los campos de concentración franceses. Solo una pequeña parte de ellos logrará sobrevivir.
Te necesitamos
En Público defendemos un periodismo independiente, valiente y de calidad. Nuestra misión no solo es informar, sino también transformar la realidad.

jueves, 14 de marzo de 2019

Miguel Hernández en el 77 aniversario de su muerte, 28 de marzo de 2019







 "Simbología secreta de Perito en lunas" con prólogo de José Carlos Rovia, te lo mandan  a tu casa en una semana, VER:



Primeras andaduras de Perito en lunas (20 de enero de 1933)

Miguel no tenía dinero para pagarse su primera publicación, como todo poeta novel que se inicie en el mundo de las publicaciones, sin embargo, consiguió que le prestaran las 425 pesetas (de las de entonces), le avalaron el canónigo Luis Almarcha[[i]],  el diputado Martínez Arenas  y el sacerdote Ramón Barbero, aunque como dice José Ferrándiz «los ochenta y cinco duros salieron del bolsillo de Almarcha, de quien se dice que no aceptó que Hernández se los devolviera»  El 3 de noviembre de 1932, pregunta a Raimundo de los Reyes[[ii]], si ha recibido el manuscrito de Perito en lunas, y le comunica que piensa darle otro título: Poliedros (quizás lo de octavas le sugiera octógonos)  El 1 de diciembre firma el contrato en casa del editor, «se imponía un máximo de cuarenta y seis páginas, para homogeneizar la colección.»  El día 6 del mismo mes le envía Miguel cinco octavas más para su libro.  Parece ser que el día 2 de enero de 1933 conoció a Federico García Lorca en la casa de Raimundo, sita en calle de la Merced núm. 2[[iii]] Actuaba «La Barraca» en el teatro Romea, representaba La vida es sueño de Calderón y Los dos habladores de Cervantes.
El colofón de Perito en lunas dice literalmente:  «Este libro se acabó de imprimir el día 20 de enero de 1933 en los Talleres Tipográficos de “Editorial La Verdad” S.A. Murcia». La tirada fue de 300 ejemplares, el autor aparece como Miguel Hernández Giner, debajo: Ediciones SUDESTE. La portada es color gris azulado.  El original se lo regaló Miguel a Carmen Conde.
En los primeros años de su publicación pasó desapercibido por la crítica, quizá no ya por la dificultad en comprender el mensaje poético, sino más bien porque todo novel ha de pasar por la muela de la indiferencia. En Sudeste también publicó  Antonio Oliver con Tiempo cenital (15 de abril de 1932), Carmen Conde[[iv]], Júbilos (30 de marzo de 1934), usaba el seudónimo de Florentina del Mar, Andrés Cegarra con Antología (Prosa) (21 de enero de 1934), Raimundo de los Reyes con Tránsito (Elegías) 1934, María Cegarra con Cristales Míos (1935).                           
Perito en lunas, no tuvo un éxito inmediato, durante treinta años ha sido menospreciado por la crítica, acusado de: «deshumanización, conceptismo y de huera retórica»[[v]] Se le consideró como una auto-superación juvenil resultado de un joven superdotado. No se ha tenido en cuenta que el gran valor de Miguel fue salir del mundo rural y de la incultura para el que estaba predestinado, no el de la dignidad, porque el trabajo humilde es digno como el que más, sino su dignidad interior de superación. Y es un caso único de cómo en situaciones de vida entre “boñigas de las cuadras”, o entre las miserias de la cárcel, pudo escribir bellísimos, hondos y sensitivos poemas, porque la capacidad de comunicar sentimiento es, en Miguel, superior a la capacidad de su retórica.
Toma una cita de Paul Valéry (1871-1945) para la octava I, debió saber de la obra del francés durante su estancia en Madrid. De Góngora y de Jorge Guillén en la octava X,   Guillén era amigo de Raimundo de los Reyes, ya que en 1926 fue a Murcia para hacerse cargo de la cátedra de Literatura Española de Universidad de esa ciudad, hasta 1929, en que partió para incorporarse como Lector a la Universidad de Oxford y desde allí, en 1930, dar el salto a su nuevo destino en la Universidad de Sevilla, al permutar su cátedra murciana con la de su amigo Pedro Salinas.




      1.7.1 Ecos de Prensa.  La Prensa, a través de la intervención de los amigos, se hizo eco de Perito en lunas, primero en La Verdad de Murcia  (29-01-1933), autor Juan Ballester, amigo de Miguel. Una reseña en Informaciones de Madrid (18-02-33) por Alfredo Marqueríe, que no gustó a Miguel, que dijo que era un «extravío de la realidad». En El Liberal de Sevilla (5-03-33), por Rafael de Urbano, amigo de Ramón Sijé. Número 2 de la revista Índice Literario (1933), por Pedro Salinas. El Sol (6-06-33)  por Pedro Mourlane. Cuadernos de la Universidad de Cartagena, Presencia, por Antonio Oliver. La gaditana revista Isla (1933) de Pérez Clotet.


[i] ] Luis Almarcha Hernández, nació en la Murada (Orihuela) 14-10-1887, chantre de la catedral de Orihuela en 1923. Obispo de León en 1944.  Falleció el 17-12-77. Autor de Arte Sacro. Doctrina y normas, 1964. Escribió Memorias, Archivo Histórico Diocesano, León, 1994.  Tomo notas del artículo de Miguel Ángel Nepomuceno en El Eco Hernandiano: «En una no muy lúcida entrevista publicada en el diario madrileño “Pueblo” el 26 de febrero de 1973 que lleva la firma de una tal A.A. el Dr. Almarcha, dice:  “Contribuí de alguna manera a su formación (...) Su primer libro “Perito en lunas”, se lo edité yo, de mi peculio particular y fue impreso en los talleres de “La Verdad”, de Murcia. Me parece que me costó unas quinientas pesetas”. Es curioso que el Obispo de León no mencione en ningún momento, la conversación que las otras personas que también avalaron el libro fueron el sacerdote ligado al Círculo Católico oriolano, Ramón Barber Marco, y su amigo íntimo José Martínez Arenas...»
[ii] ] Raimundo de los Reyes-García y Martínez, escritor y periodista, nació en Murcia el 22-10-1896, falleció en 1964.  Redactor jefe del diario La Verdad de Murcia,  dirigía la colección Sudeste. Poeta modernista publicó Campos en 1927, Abecedario 1929, Tránsito 1934 y Árbol 1942, ambos en Sudeste. En el 2003 la Universidad de Murcia le hizo un homenaje, ver más información en la página de Internet: «Raimundo de los Reyes: Itinerario vital y poético de un escritor murciano del siglo XX Manuel Llanos de los Reyes». (Más información en la octava [XVII] (Sandía).
[iii] ] José Luis Ferris (2002,pg.139).
[iv] ] Carmen Conde Abellán nació en Cartagena en 1907, Estudio Filosofía y Letras en la Universidad de Valencia, se casó con el poeta Antonio Oliver Belmás, fundan y dirigen la Universidad Popular de Cartagena. Tras la guerra civil, fundaron en Madrid el Archivo Semanario de Rubén Darío. Poetisa y autora de novelas de corte psicológico y biografías. Fue la primera mujer que ingresó en la Real Academia de la lengua, sillón K, en 1979. Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil. Padeció Alzheimer y fue ingresada en Ballesol de Majadahonda (Madrid) hasta su fallecimiento, 1996. Mismo centro geriátrico donde años antes estuvo ingresada María Teresa León, esposa de Rafael Alberti.
[v] ] Nota de Antonio Serrano Segura, pág. 11 de su página  http://jaserrano.com/mhdez/

Carta de Lorca a Miguel Hernández: "Sé que sufres con esas gentes puercas que te rodean"

Carta de Lorca a Miguel Hernández: "Sé que sufres con esas gentes puercas que te rodean"

Cultura


Cuatro cartas envió Miguel Hernández a Lorca pero sólo recibió una de él. Ahora se edita por primera vez junto a textos perdidos del poeta de Orihuela
Federico García Lorca y Miguel Hernández se vieron por primera vez el 2 de enero de 1933 en Murcia. Federico está de gira con La Barraca, aquel grupo de teatro universitario que dirigía junto a Eduardo Ugarte y que llevaba por pueblos y ciudades obras clásicas. En Murcia representaban La vida es sueño, de Calderón, y Los dos habladores, de Cervantes. Miguel está nervioso pues no acaban de publicarle su primer libro de poemas, Perito en lunas.
Coincidieron en el domicilio de Raimundo de los Reyes, el editor que acabará ocupándose de los 42 poemas, con un prólogo de Ramón Sijé, de Perito. El libro será sufragado por Luis Almarcha, que desembolsará 425 pesetas por los 300 ejemplares de la tirada, según cuenta José Luis Ferris en su ensayo Miguel Hernández. Pasiones, cárcel y muerte de un poeta (Temas de Hoy). Federico está corrigiendo Bodas de sangre. Ya ha publicado Poema del cante jondo, Romancero gitano, ha terminado La zapatera prodigiosa.. Miguel apenas tiene 22 años; Federico, 34.
Miguel recita algunos poemas que son aplaudidos con fervor por Federico.
-Claro... ¡conque ya soy el primer poeta de España! -responde el poeta de Orihuela.
-¡Hombre, no tanto, no tanto...! -sale al quite Federico, según la reconstrucción del periodista Santiago Delgado a tenor de lo que en su momento dijo Raimundo de los Reyes.
No gustó a Federico esa salida de Miguel. Pero tampoco fue a más. O sí. Miguel Hernández escribirá a Federico García Lorca cuatro cartas, una de ellas en abril de ese año (1933), otra un mes después, la tercera en las Navidades de 1934 y la cuarta en febrero de 1935, todas ellas fechadas en Orihuela. Federico sólo contestará a la primera, en la segunda quincena de abril de 1933.
La primera carta de Miguel Hernández es un lamento. Su libro ya está en la calle desde el 20 de enero pero apenas ha tenido eco en el periódico La verdad de Murcia, en el Informaciones de Madrid (firmado por Alfredo Marqueríe)... No es lo que esperaba, así que escribe a su idolatrado Federico: «He pensado ante su silencio, que usted me tomó el pelo a lo andaluz en Murcia -¿recuerdaaa?-, que para usted fuimos, o fui, lo que recuerdo que nos dijo cuando le preguntamos quién era uno que le saludó. 'Ese -dijo- uno de los de: ¡adiós!, cuando les vemos'. Y luego: 'Me escriben muchas cartas a las que yo no contesto'. ¿Puedo estar ofendido contigo?».

Federico le contesta: «No te he olvidado. Pero vivo mucho y la pluma de las cartas se me va de las manos. Me acuerdo mucho de ti porque sé que sufres con esas gentes puercas que te rodean y me apeno de ver tu fuerza vital y luminosa encerrada en el corral y dándose topetazos por las paredes».
Qué lejos están ya uno del otro. Miguel le escribe desde Orihuela, donde sigue ayudando a sus padres en el campo, de pastor. Federico vive en la calle de Alcalá de Madrid, junto al Retiro. Asiste a cenas, es un hombre popular y requierido aquí y allá. Como escribirá su amigo Carlos Morla Lynch, de la embajada de Chile, «Federico es en general actor y raras veces público».
Casualidades de entonces: Morla Lynch le ofrecerá asilo a Miguel años después, durante la Guerra Civil, como a tantos otros intelectuales u hombres de letras comprometidos con la República, pero Miguel lo rechazará. Federico y Miguel morirán; el primero fusilado en Granada el 28 de agosto de 1936 y Miguel de tuberculosis en la cárcel de Alicante el 28 de marzo de 1942, tras pasar por más de una decena de prisiones.
La reproducción física de la carta de Federico, con ser importante, no debe ocultar el trabajo que Jesucristo Riquelme, doctor en Filología, catedrático de Literatura Española y autor de otros trabajos sobre el poeta alicantino, como Miguel Hernández, un poeta del amor, la libertad y la juventud, además de la recopilación y estudio que realizó sobre las cartas que mantuvo Vicente Aleixandre con Miguel y su mujer, Josefina Manresa (De Nobel a novel, Espasa).
Y qué distinto el tono entre ellos si lo comparamos al de Federico, como esta carta del futuro Premio Nobel a Josefina el 10 de junio de 1940: «Querida Josefina: en el día de hoy le he enviado por giro postal 125 pesetas, que recibirá V. uno de estos [días]. Me alegraré [de que] estén Vds. bien. De Miguel recibo noticias con frecuencia; le envío paquetes de alimentos para ayudarle en la alimentación. Él me escribe siempre animado».
Con naranjas alimentaba y regalaba Miguel Hernández a sus amigos, a sus deudores, naranjas que iba repartiendo desde la estación de Atocha cuando él mismo las traía desde Alicante o se las mandaban por tren.

Jesucristo Riquelme considera claro que a Lorca le «molestaba la presencia y la insistencia de Miguel. María Zambrano habla de 'alergia' y Aleixandre lo corrobora cuando Lorca repudió su presencia el día que iba a leer La casa de Bernarda Alba en su casa, Velintonia, 3».
- Pero, ¿le respetaban como poeta?
- Cronológicamente, en Orihuela, Carlos Fenoll y Ramón Sijé. En Madrid, una vez acogido por José Bergamín, Aleixandre y Neruda (desde 1935). Cuando publica el anticipo de El rayo que no cesa, el mismísimo Juan Ramón Jiménez lo ensalza, aunque para apropiárselo.
Jesucristo Riquelme ha logrado saber que el reloj que Aleixandre obsequió a Miguel con motivo de su boda fue un MAX, según el documento de garantía del regalo. Y se incluye en este voluminoso tomo de la editorial Edaf, en colaboración con C.R. Talamás, varias cartas no incluidas en las obras completas de Espasa, como la dirigida al embajador de Chile en España, Aurelio Núñez Morgado, en la que el poeta en mayo de 1939 le pide ayuda tras haber declinado semanas antes la que le ofreció el común amigo Morla Lynch. Jesucristo Riquelme vivió dos años en Chile urgando archivos que agradece a Mario Amorós, estudioso de Pablo Neruda
«En relación con la recopilación de las Obras Completas de Espasa de 1992, hay 46 cartas y notas de Miguel que no figuran en el tomo segundo de aquella edición. De esas 46, algunas cartas, cedulillas y notas fueron publicadas en libros de escasa difusión (29 en total). Diecisiete son inéditas en su formato completo», afirma a EL MUNDO Riquelme.
- Asombra el número de cartas que escribió Miguel.
- Tenemos recogidas 488 cartas, tarjetas, cedulillas y notas entre 1930 a 1942. Era un medio de comunicación importantísimo. En su relación con Josefina son imprescindibles. Aunque no hay restos de misivas a Maruja Mallo, ni a María Zambrano.
- Miguel, en los 32 años que vivió, escribió lo suyo.
- Si tenemos en cuenta su producción teatral, sus colaboraciones en prensa, junto a su creación poética y a su epistolario, escribió mucho.
- Tuvo muy mala suerte...
- Siempre le acompañó un «sino sangriento». Su vida osciló entre momentos de euforia y alegría y momentos de desgracia y tragedia. Se le conoce por ser un hombre digno y honrado, que defendió sus ideas con nobleza y que luchó contra las adversidades con un lema: «Solo con Educación y Cultura se logra el progreso de los pueblos». Y con un eslogan: «Sólo por amor».

'Tu libro es fuerte, pero no tiene más cojones...'

Mi querido poeta:
No te he olvidado. Pero vivo mucho y la pluma de las cartas se me va de las manos.
Me acuerdo mucho de ti porque sé que sufres con esas gentes puercas que te rodean y me apeno de ver tu fuerza vital y luminosa encerrada en el corral y dándose topetazos por las paredes.
Pero así aprendes. Así aprendes a superarte, en ese terrible aprendizaje que te está dando la vida. Tu libro está en el silencio, como todos los primeros libros, como mi primer libro que tanto encanto y tanta fuerza tenía. Escribe, lee, estudia. ¡Lucha! No seas vanidoso de tu obra. Tu libro es fuerte, tiene muchas cosas de interés y revela a los buenos ojos pasión de hombre, pero no tiene más cojones, como tú dices, que los de casi todos los poetas consagrados. Cálmate. Hoy se hace en España la más hermosa poesía de Europa. Pero, por otra parte, [añadimos las dos comas] la gente es injusta. No se merece 'Perito en lunas' un silencio estúpido, no. Merece la atención y el estímulo y el amor de los buenos. Ése lo tienes y lo tendrás porque tienes la sangre de poeta y, hasta cuando en tu carta protestas, tienes en medio de cosas brutales (que me gustan) la ternura de tu luminoso y atormentado corazón.
Yo quisiera que pudieras superarte de la obsesión de esa obsesión de poeta incomprendido por otra obsesión más generosa política y poética.
Escríbeme. Yo quiero hablar con algunos amigos para ver si se ocupan de 'Perito en lunas'.
Los libros de versos, querido Miguel, caminan muy lentamente.
Yo te comprendo perfectamente y te mando un abrazo mío fraternal lleno de cariño y de camaradería.
Federico.