Sinopsis:

Página multimedia virtual sobre la vida, obra y acontecimientos del universal poeta Miguel Hernández -que murió por servir una idea- con motivo del I Centenario de su nacimiento (1910-2010). Administrada por Ramón Fernández Palmeral. ALICANTE (España). Esta página no es responsable de los comentarios de sus colaboradores. Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

martes, 9 de octubre de 2012

Josefina Manresa, el verdadero amor de Miguel

Tenía duda de la fecha en que Miguel Hernánde y Josefina Manresa se conocieron. Disponemos, además de la fecha aportada por Josefina en su libro "La viuda de Miguel Hernández" cita que el encuentro fue en el verano de 1933. Del lugar, disponemos de la versión de Jesús Poveda que fue en la Plaza Nueva de Orihuela, donde Josefina trabajaba en el taller de una sastrería.
 El siguiente artículo de Miguel publicado por Miguel en "La Verdad" de Murcia el 19 de noviembre de 1933, nos lo confirma. Por lo tanto es evidente que no se conocieron en 1934, como algunos biógrafos han sugerido.
Mucho se ha especulado sobre los amores de Miguel que fueron sin duda alguna: Josefina Manresa y la poesía.



ESPERA —en desaseo

En el taller de sastra humilde de nuesta calle, ella la única oficiala y perfecta.

Sin siestas ya, las tardes de otoño llegan al portal de la sastrería conmigo y el sol de una luz en paz de dátil sin sofoco.

Con su traje blanco, o su pardo —aquél levanta su color de rubia soleada, éste lo eclipsa un poco—, de percal su cuerpo, malhiere con la aguja, lloroso su ojo de hilo, sin hacer sangre, chaquetas huertanas.

Nos ofrecemos, saludándonos, los dientes de la sonrisa.

Mujer con voluntad de ser mujer, me dice su edad de adolescente última, aumentada —o sospecho—. Y sé que tiene la edad justa para que yo la quiera.

El diálogo se entabla fervoroso y poeta por encima de la maestra, entre ella y yo, que debe sentir su ancianidad rotunda invadida de juventud en espera.

—Mi voluntad es quererte —le digo—; y me mira como si su voluntad también lo fuera.

—Eres mi novia, aunque yo no sea tu novio; y me responde en nuestro idioma de aldea, bien nutrido de graciosidades cosas oscuras, maliciosas de mocencia, con un temblor de no saber explicarse.

—No te muevas. Cállate. Estate quieta como el agua, a ver si así te aclaras.

Por la calle un hombre primaveral de colores, entristece, cantada por su voz, ancha en la «e», la delicia medora que elabora en los campos adanes: «¡arropeeeee!...»

De tejado en tejado vuelan palomas iluminando la luz.

La aguja avanza por la tela en su mano, asomándose y encendiéndose, huyendo de su huella delgada.

Las tijeras, abiertas baten la esgrima forzosa de sus alas.

La sastra suspira.

La máquina Singer espera su movimiento, su baile laborioso, de su sabroso pie, blanco, invisible su blancura adivinable en la medida, por la alpargata. Espera.

Con los ojos caídos, sin mirar con sospecha de que la mire, emocionada de mi contemplación, ella sabe que yo espero también.

Miguel Hernández