Sinopsis:

Página multimedia virtual sobre la vida, obra y acontecimientos del universal poeta Miguel Hernández -que murió por servir una idea- con motivo del I Centenario de su nacimiento (1910-2010). Administrada por Ramón Fernández Palmeral. ALICANTE (España). Esta página no es responsable de los comentarios de sus colaboradores. Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

sábado, 11 de marzo de 2017

Carta del José María Balcells a Josefina Manresa, de 1967





Transcripción de la cara manuscrita


Sra. Josefina Manresa:

    El Sr. José Luis Cano me ha proporcionado su dirección.
    El motivo de estas letras es el siguiente: me facilitaron unos poemas de su esposo, que en paz descanse, para su publicación en el estudio que los estudiantes de Filosofía hacemos al termina la carrera. Pero como yo –si no tengo tropiezos- la acabaré en junio próximo y dándose la circunstancia de que en este año se cumplen los veinticinco de la lamentable muerte de su esposo, me he decidido a darlas a conocer para contribuir a algún modo a su recuerdo en este año. Pero para poder hacerlo me dirijo a usted solicitando su autorización y en caso de que usted me conteste afirmativamente, los remitiría con un estudio introductorio a la revista “Insula”.
    Si recibió su aprobación, me pondré a la tarea inmediatamente con objeto de que aparezcan en Octubre, o mediados de Noviembre.
   Le doy las gracias por la atención prestada de leer esta carta de un admirador del poeta.

Atte.
Firmado.- José María Balcells
Dirección Barcelona


NOTA.
(La presenta carta se ha publica con autorización del autor de la carta: José María Balcells. De interés para los estudiosos hernandianos)



Enterada Josefina Manresa de la publicación de los sonetos inéditos por José María Bacells, prestados por Carlos Fenoll, éste tuvo que darle explicaciones en una carta LEER. 
Por lo que se desprende de la correspondencia Carlos Fenoll le mandó lo originales a Josefina.

Josefina no quería que se publicaran inéditos de Miguel Hernández porque se qauedaba sin valor en las editoriales que quisieran publicar y abonar los derchos de autor correspondientes.

 .........................................................................Transcripción  de la carta.............................




Sra. Josefina Manresa:
            Recibí su carta. Pero para responderle sobre quién me había facilitado los poemas de su difunto esposo y para enviarle una copia de ellos, me personé en el domicilio del Sr. Carlos Fenoll --que me había autorizado a escribirle a usted-- para darle conocimiento de la carta que me remitió a mí.
            El Sr. Fenoll hace tiempo dejó leer esos poemas a un señor que me parece se llama Fernández Nieto (o Prieto). No recuerda si los copió. Únicamente un servidor --ha transcurrido más de un año-- pudo copiarlos después. Si recuerda mi carta, sabrá que yo quería publicarlos con motivo del veinticinco aniversario de la muerte de su difunto esposo.
            El objeto de estas letras no es importunarla. Es para que se cerciore de que los poemas a que yo me refería son los mismos sonetos que el Sr. Fenoll le mandará. Pero me extenderé más: es mi deber informarla que este señor los retuvo en su poder tantos años porque creía que "no añadían nada a la gloria de Miguel" (al menos, esas son sus palabras). Conversando conmigo, sin embargo, llegábamos a la conclusión de que siendo verdad lo que él afirmaba, eran sonetos que permitían un mayor conocimiento de su obra.
            El Sr. Fenoll obró con la mejor intención --yo le aseguro que no le pasó por la cabeza mermar los intereses de usted ni de su hijo, así como tampoco los enseñó al primero que pasa por la calle. Es decir: yo conocía a este señor hace más tiempo del que es normal para que uno sea un desconocido--. Él sabía que un servidor había dado una conferencia sobre el poeta en abril del año pasado, en Barcelona, como también sabía que la memoria de su esposo me había llevado a mí --y yo el que menos-- a recibir porrazos no por inéditos sino por publicados. Por último, yo le indiqué mi deseo de hacer mi tesis de licenciatura y doctoral sobre Miguel Hernández, cosa que emprendo sin más interés que el deseo de adentrarme en la poesía de su esposo.
        Opino que ha sucedido un malentendido. El Sr. Fenoll es más idealista que el Sr. que le ha notificado la causa de todo esto, persona tal vez más legal, o no. La prueba es que le envía esos poemas por Miguel, persona a quien no conocía el Sr. que malinterpretó al Sr. Carlos.
       Ruego disculpe que me haya extendido tanto. No era mi intención cansarla. Espero que algún día volvamos a tratarnos por medio de Miguel Hernández.
                                                           Atte.
                                                           José-María Balcells Doménech



..........................................

                      
 BREVES APUNTES CONTEXTUALES SOBRE

                          DOS CARTAS MÍAS DE 1967 A JOSEFINA MANRESA

                 Tengo previsto escribir en algún momento acerca de los recuerdos que guardo de Josefina Manresa, y que pertenecen tanto a los encuentros que con ella mantuve, como a mi intercambio epistolar con la esposa de Miguel Hernández. En esta ocasión tan sólo redactaré unas pocas líneas contextualizando muy brevemente las dos cartas que le remití en 1967, y que me ha facilitado la diligencia de Ramón Palmeral, ejemplo de hernandistas por su entusiasmo hernandiano y su cada día más copiosa erudición sobre el poeta de Orihuela.   
                 Respecto a la carta primera, recuerdo que después de varios meses frecuentando, desde comienzos del otoño de 1966, el domicilio barcelonés de Carlos Fenoll, un día me mostró un manojo de sonetos inéditos de Miguel Hernández, entiendo que a vueltas de la amistad que ambos habíamos establecido. Decía que darlos a conocer no iba a añadir nada esencial para el conocimiento del poeta, lo que resultaba bien cierto, con independencia de que de Miguel Hernández nos han de interesar, como aconsejaba José María de Cossío, hasta los rasgos más mínimos de su escritura.
                 Como sea que por entonces tenía previsto hacer una tesina de Licenciatura para culminar mis estudios de Filosofía y Letras, en la especialidad de Románicas, en la Universidad de Barcelona, le dije a Carlos Fenoll que el aludido trabajo de fin de carrera podía consistir en el estudio exhaustivo de esos poemas inéditos que me había mostrado. Y entonces me facilitó copia de ellos con ese destino. Al comentarle al catedrático José Manuel Blecua mi proyecto de tesina me remarcó que me asegurase de que tales composiciones eran inéditas, porque, caso de serlo, además de ser objeto de mi estudio, sería bueno que se diesen a conocer.
                 Una vez le confirmé el carácter de inéditos de esos materiales, me sugirió que de su parte escribiese a José Luis Cano para ver si se podían publicar tales textos en la revista Ínsula, lo que hice tras haber informado de esta gestión a Carlos Fenoll, que la aprobó, argumentándole por mi parte que, de publicarse mi artículo, daría cuenta en él de quién, cómo y por qué me fueron facilitados los poemas. Sería también una manera de contribuir al 75 aniversario de la muerte del poeta. Ese es el contexto que justifica mi carta primera a Josefina Manresa, a la que solicité el correspondiente permiso de publicación, para lo cual José Luis Cano tuvo a bien facilitarme su dirección en Elche.
                 En la segunda de las cartas me parece que queda claro que trato de defender la honorabilid de quien fue persona tan noble como transparente, Carlos Fenoll. Me pareció obligado hacerlo a causa de las malinterpretaciones que, por influencia de comentarios no por bien intencionados menos torticeros de alguien a quien le había participado mi proyecto de tesina acordado con él, ella estaba tentada a hacer de la conducta fenolliana. Un motivo de mucho peso que me llevaría a escribir a Josefina Manresa esa segunda carta es lo apenado que me quedé cuando visité a Carlos Fenoll varios días después de haber recibido él carta de la viuda del poeta. Lo encontré desencajado por la desazonadora congoja que le ocasionó la situación, la cual alivió remitiendo a Josefina copia de los aludidos poemas.
                 Lo hizo en una carta con jugosísimas noticias circunstanciales y extrínsecas sobre los mismos, noticias desconocidas por los biográfos y expertos más cualificados, y que acreditaban que esos poemas los tenía porque Miguel Hernández no solo se los había dado para su sucesiva publicación en Silbo, sino que de sus palabras en la carta a Josefina cabría incluso deducir que incluso se los había “donado”, al margen de que obviamente no formalizase su donación por escrito.
                 Mi propósito, avalado por la generosidad de Carlos Fenoll, de estudiar por vez primera aquellos poemas inéditos en uno de mis más lejanos trabajos de investigación no pudo llevarse a cabo. Hube de cambiar de asunto, pero de ningún modo quise cambiar de autor, no solo porque admiraba la vida y la obra del poeta, sino porque de este modo quedaría complacida también la ferviente admiración que, cada vez que hablábamos de él, se translucía en las palabras y en la mirada de Carlos Fenoll. Realicé entonces una tesina acerca de la técnica de las correlaciones en la poesía hernandiana, y la resumí en el trabajo que, con el título de “Estructuras correlativas de Miguel Hernández”, apareció en el libro de estudios hernandianos Miguel Hernández, publicado por la editorial Taurus en 1975 y coordinado por una de las hernandianas más entrañables, María de Gracia Ifach.   
                               
                                                                                                   José María Balcells
                                                                                                 Boca Raton, Florida,
                                                                                             15 de marzo de 2017