Sinopsis:

Página multimedia virtual sobre la vida, obra y acontecimientos del universal poeta Miguel Hernández -que murió por servir una idea- con motivo del I Centenario de su nacimiento (1910-2010). Administrada por Ramón Fernández Palmeral. ALICANTE (España). Esta página no es responsable de los comentarios de sus colaboradores. Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

miércoles, 3 de febrero de 2021

Escultura en hierro de Agar Blasco donde estuvo la enfermería del reformatorio de Alicante

 

     (Escultura de hierro de Agar Blasco. Fotografia de David Fernández/ 3-02-2021)

Donde hoy se encuentran los Juzgados de Benalúa en Alicante, estuvo el Reformatorio de Adultos de Alicante, donde entre otros muchos presos republicanos, murió el poeta Miguel Hernández el 28 de marzo de 1942, hace agora 79 años.

3.-El MONUMENTO A MIGUEL HERNÁNDEZ

     Hay un monumento de hierro, una estructura de forma plástica erigido al universal poeta  Miguel Hernández que se levantó en 1998, en el lugar exacto que ocupaba la enfermería de la cárcel del Reformatorio de Adultos en Alicante, y que hoy es una zona ajardinada de la plaza de los Juzgados de Benalúa paralela a la calle Pardo Gimeno, cuyo autor es el escultor Agar Blasco (hija de Arcadi Blasco). En la placa al pie del monumentos reza la siguiente cita: «La Asociación de Estudios de Miguel Hernández levantó este monumento en el lugar exacto que ocupaba la enfermería de la cárcel donde murió el poeta el 28 de marzo de 1942» (que dirigió Julián Ramírez).  Tras la muerte de Miguel amortajado se hicieron dos dibujos atribuidos al escultor José María Torregrosa. Otro de los dibujos puede ser de otro preso Eusebio Oca Pérez, según Miguel Signes. Eusebio ilustró “Dos cuentos para Manolillo”, según descubrió José Carlos Rovira. Parece ser que hay más cuentos inéditos. 

         En año 2005, se celebró un evento floral organizado por la Sede de la Universidad de Alicante, que ha elegido este día  18  como  «Día de Miguel Hernández» adelantándose 10 días al próximo  28 de marzo (coincide con las vacaciones de la Semana Santa) que se cumplirá el sexagésimo tercer (63) aniversario de la muerte del poeta oriolano M.H.   Este entrañable acto no sería tan significativo si los auténtico protagonistas no hubieran sido los niños alumnos del Colegio Público San Roque, una torrente de nueva sangre hernandiana.  Entre las autoridades presentes me llamó agradó ver a Vicente Magro, Presidente de la Audiencia Provincial de Alicante en una lección de ética cultural-judicial; al  Rector de la Universidad de Alicante Jiménez Raneda; al incombustible Director de la Sede de la Universidad Manuel Alcaraz; al veterano político socialista Beviá Pastor; y al no menos veterano hernandiano Julián Ramírez.

      Conmemoración en los que se celebraron talleres, lecturas de poemas por grupos poéticos alicantinos, más una muy elogiable  conferencia en la Sede de la plaza Canalejas: «Miguel Hernández: mayoral que no cesa» del poeta extremeño Félix Grande (Premio Nacional de las Letras Españolas 2004), que al finalizar de la misma nos recitó de memoria, para sombro de los asistentes, el soneto 26 de El rayo que no cesa «Por una senda van los hortelanos...» y además como colofón de una tarde mágica, después de los aplausos y todo el público de pie, recitó el primer cuarteto de «Soneto final».

   Anualmente en la Sede de la Universidad Ciudad de Alicante (Canalejas) el poeta Manuel Parra organiza recitales de poetas locales en cada aniversario de la  muerte del  universal poeta. 

     Por ello creo que, en estas entrañables y activas fechas para los hernandianos de corazón «desmesurado», es necesario hacer una breve síntesis y recordatorio del injusto proceso y muerte del poeta oriolano, merece una reflexión en estos tiempos de violencia en que lo bélico se nos vende como un acto de defensa propia.

 

(Tomado del opúsculo "La ruta de Miguel Hernández en Alicante", de Ramón Fernández Palmeral)