Sinopsis:

Página multimedia virtual sobre la vida, obra y acontecimientos del universal poeta Miguel Hernández -que murió por servir una idea- con motivo del I Centenario de su nacimiento (1910-2010). Administrada por Ramón Fernández Palmeral. ALICANTE (España). Esta página no es responsable de los comentarios de sus colaboradores. Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

sábado, 5 de octubre de 2019

Miguel Hernández, emoción poética, crónica de Juanjo Payá en Información

Miguel Hernández, emoción poética

La combinación de una tertulia y recital en el Club INFORMACIÓN sirven como marco de presentación del libro 75 curiosidades sobre el universo hernandiano del periodista alicantino José Manuel Carcasés, con intervención del escritor José Luis Ferris

05.10.2019 | 22:17/Informaci´´on

Maite Puerto, José Luis Ferris, José Manuel Carcasés, Toni Cabot y José Luis Rico.
La emoción y hondura poética del autor oriolano más universal, de quien firmó Viento del pueblo o El rayo que no cesa, fueron ayer el marco de presentación del libro 75 curiosidades de Miguel Hernández en el Club INFORMACIÓN. Una obra del periodista alicantino José Manuel Carcasés que asombra por sus revelaciones cuando, pese a la ingente cantidad de investigaciones, y los tantísimos datos ya revelados en las biografías hernandianas, arrojan ahora nuevamente datos desconocidos como el apodo del poeta cuando jugaba al fútbol, El Barbacha; su deseo por calzar siempre espardeñas; su pasión cinéfila por mitos como Grega Garbo o Joan Crawford; o sus primeros amores.
«Miguel Hernández escribió 12 libros y murió con 31 años en la cárcel. Y en ese tiempo escribió muy poco pero tan bien», indicó ayer José Manuel Carcasés en un diálogo con el escritor José Luis Ferris que, en sus distintas intervenciones, abordaron numerosos puntos cardinales de la vida del poeta oriolano como su mapa de amores con Josefina Manresa y la artista Maruja Mallo; el significado religioso en su primera obra; la simbología de la tauromaquia, los ruiseñores o, incluso, la enemistad suscitada por Federico García Lorca.
« Con El rayo que no cesa se pensaba hasta hace poco que era un libro dedicado a Josefina Manresa, su mujer, pero sin embargo iba dedicado a Maruja Mallo, quien le descubre el sexo y el amor en Madrid», agregó Carcasés en esta tertulia en la que también se hicieron mención a otros pasajes biográficos hernandianos en los que tuvieron una gran importancia Ramón Sijé, Carmen Conde o Rafael Alberti.
«Miguel Hernández tenía claro que, cuando llegara a Orihuela de Madrid, se iría a tomar vinos con Ramón Sijé. Pero se murió antes», detalló Ferris, autor de la biografía del poeta del pueblo, quien también aseguró que el autor de Perito en lunas tuvo a partir de estos hechos un «amago de suicidio».
Hubo tiempo también para reflexionar sobre los días de guerra, en los que Alberti se encaminaba al frente en coche oficial, recuerda Carcasés, mientras «Miguel Hernández cavaba trincheras en primera línea del frente». También se comentó el motivo por el que fue capturado Miguel Hernández en la frontera de Portugal -por un reloj que le regaló Aleixandre-; y la posibilidad -o no- de haber podido escapar el poeta oriolano del Fondó de Monóvar con el escape del Gobierno republicano al exilio.
El acto, con presentación del director del Club INFORMACIÓN, Toni Cabot, fue pues mucho más allá del campo de la investigación surcando, en este sentido, las coordenadas de un legado vigente, de justicia poética, cuyas palabras encierran muchos años después de su plasmación en los libros mensajes inalterables de total actualidad. Y todo ello en un recital a cargo de Maite Puerto y José Luis Rico.


Ver más fotos